Dudas de una nación futbolera

El Mundial de Qatar se ve ensombrecida en Alemania por los debates sobre los derechos humanos y el disgusto con la FIFA.

Los aficionados protestan en un partido de la Bundesliga en Dortmund.
Los aficionados protestan en un partido de la Bundesliga en Dortmund. picture alliance/dpa

Cuando se trata de deportes, Alemania se autodefine como nación futbolera. La Asociación Alemana de Fútbol (DBF) es la mayor del mundo, con más de 7 millones de socios y 2,2 millones de jugadores organizados en más de 24.000 clubes. El fútbol es el deporte más popular en la televisión, sobre todo cuando la selección nacional disputa un Mundial. Pero esta vez, en la Copa del Mundo masculina de Qatar, las cosas son diferentes, al menos al principio del Mundial. Una encuesta realizada entre los aficionados mostró que más de la mitad de los encuestados pensaba no ver "ningún partido" durante el torneo. Aunque estas cifras pueden cambiar en el transcurso del torneo y, desde luego, en función del éxito de la selección alemana, nunca se había producido algo así en Alemania.

En otra encuesta, dos tercios pensaban que era más bien o claramente incorrecto que la Copa del Mundo se celebrara en Qatar. Esto coincide con las visibles y estridentes protestas de muchos aficionados en estadios alemanes durante los partidos de la Bundesliga antes del Mundial.

El debate sobre los derechos humanos ensombrece el deporte

Hay muchas razones por este estado de ánimo, pero las más discutidas son sin duda la situación de los derechos humanos, especialmente la opresión de la comunidad LGBTQI+ y la prohibición legal de la homosexualidad en Qatar. Además, están las condiciones de vida de los trabajadores en las obras de la Copa del Mundo, que han tenido resultados fatales durante muchos años, pero que, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), han mejorado considerablemente en los últimos tiempos, también debido a la presión internacional. Pero también contribuyen a la reticencia el inusual momento del invierno alemán, sin las populares fiestas veraniegas de los aficionados y los eventos al aire libre, el hastío acerca de la asociación mundial de fútbol, plagada de escándalos, así como la incierta situación mundial, la crisis energética y la inflación.

La ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, expresa lo que probablemente piensa la mayoría de los alemanes cuando destaca la importancia primordial de los derechos humanos, por un lado, y expresa su comprensión por la situación de los atletas, por otro. "Nuestro mundo se basa en los derechos humanos y por eso los derechos humanos son indivisibles. Esto se aplica tanto a las conferencias sobre el clima como a los grandes acontecimientos deportivos", dijo la exdeportista de elite. Al mismo tiempo, añadió, "cuando los atletas participan en este tipo de eventos, no deben ser castigados por otras cosas que marchan mal políticamente". "Y por eso cruzo los dedos, por supuesto, y no sólo por el equipo alemán, sino por todos", porque "soy una gran aficionada al fútbol". También tiene Baerbock eso en común con muchos alemanes.

El portero nacional Neuer lleva el brazalete One Love en un partido de preparación.
El portero nacional Neuer lleva el brazalete One Love en un partido de preparación.
picture alliance/dpa

Desprestigiada federación mundial Fifa

Unirse y protestar es también la actitud de la DFB. El avión en el que el equipo nacional voló a la vecina Omán para un partido de preparación llevaba pintado el mensaje "Diversity Wins" ("la diversidad gana"). Sin embargo, la DFB, junto con otras seis asociaciones europeas, no pudo hacer frente a la resistencia de la Fifa y decidió no permitir que el capitán de su equipo llevara un brazalete con el lema "One Love". La Fifa prohibió el eslogan, en sí mismo inofensivo, y amenazó no sólo con multas sino, según la DFB, con consecuencias "masivas". El jugador nacional Leon Goretzka afirmó: "Como equipo, acogemos todas las señales a favor de la diversidad y en contra de la discriminación. No queremos cavar grietas, sino construir puentes. Símbolos como el brazalete de nuestro capitán deben establecer exactamente estas señales y contribuir al diálogo". La ya de por sí desprestigiada reputación de la Fifa en Alemania se ha visto arruinada por esto. El "Süddeutsche Zeitung", por ejemplo, habla de "métodos como en cine de gánsteres", y uno de los mayores grupos comerciales de Alemania suspendió inmediatamente su publicidad con la DFB. Aunque la adjudicación del Mundial de 2006 a Alemania también es sospechosa de corrupción, la adjudicación de los Mundiales a Rusia en 2018 y a Qatar en 2022 ha agravado la ya triste "normalidad" de la corrupción.

Mensaje especial pintado sobre el avión de la selección alemana a Omán.
Mensaje especial pintado sobre el avión de la selección alemana a Omán. picture alliance/dpa

La DFB apoya a Nepal

Al menos, la DFB ha llevado a cabo desde entonces un proceso de autodepuración totalmente doloroso y a menudo caótico, y defiende firmemente los derechos de las minorías y de los trabajadores explotados. El presidente de la DFB, Bernd Neuendorf, presentó en Qatar un proyecto por el que 200.000 euros de la fundación de la selección alemana se destinarán a una Aldea Infantil SOS para huérfanos en Nepal en los próximos cinco años respectivamente. Muchos trabajadores llegan a Qatar desde Nepal. El objetivo es evitar una nueva generación de emigrantes laborales, mejorando las condiciones de las personas en el país de origen, señaló Neuendorf.

© www.deutschland.de