“Admiro el Estado social”

La escritora estadounidense Nell Zink vive desde hace casi 20 años en Alemania y alaba que los diversos entornos de vida no estén muy separados en el país.

Nell Zink
Nell Zink dpa

Bad Belzig tiene algo más de 11.000 habitantes y se halla en el estado federado de Brandeburgo. Allí vive Nell Zink, no en Berlín, como sería quizá de esperar de una escritora estadounidense que emigró a Alemania. Zink ganó fama en 2016, con su libro “Der Mauerläufer” (El treparriscos).

Sra. Zink, ¿qué le llamó más la atención de Alemania cuando se mudó aquí?
Hay cosas que tienen una fuerte influencia sobre la vida, a pesar de que al principio no se las tiene muy en cuenta. Por ejemplo: ¿cuánto dinero propio hay que tener para comprar una vivienda?, o: ¿vale más la pena alquilar o comprar? La vivienda es la cuestión existencial central.

¿Es esa cuestión más fácil de resolver en Alemania que en Estados Unidos?
Mucho más fácil, gracias al Estado social alemán, al que admiro. En el New York Times leí que solo hay tres países en el mundo en los que nadie tiene que vivir con menos de dos dólares por día. Uno de ellos es Alemania. Una zona social conflictiva en Alemania no se puede comparar con una zona social conflictiva en Estados Unidos. Los entornos de vida aquí están mucho menos separados unos de otros que en Estados Unidos, donde ciudades enteras se deterioran.

Lo que me llama la atención es que Alemania sea percibida tanto en Estados Unidos.

Nell Zink, escritora estadounidense

Cuando habla con gente en Estados Unidos acerca de Alemania, ¿percibe que tienen una imagen correcta?
Lo primero que me llama la atención es que Alemania sea percibida tanto en Estados Unidos. Durante la crisis económica y financiera de 2008, los medios informaron acerca de cómo la aborda Alemania. Antes, Alemania era asociada esencialmente con el nacionalsocialismo. Hoy, ya no. Lo que contribuyó a ese cambio es que muchos programadores alemanes van a trabajar actualmente a Estados Unidos. Es decir, los estadounidenses que trabajan en ese sector conocen a muchos alemanes. Eso cambia la percepción.

Usted se compromete con la protección de la naturaleza y está afiliada a Los Verdes. ¿Es el pensamiento ambiental algo típicamente alemán?
No. El movimiento ecologista en Estados Unidos es muy fuerte, aunque en Alemania quizá no se lo vea así. Los Estados Unidos tienen enormes recursos naturales. La protección ambiental en Alemania es una continua lucha y se pierde en muchos frentes, entre otras razones, porque el sector agrícola impone mucho sus criterios. Que Alemania tenga tan buena fama en la protección ambiental, sinceramente no lo entiendo.

Entrevista: Helen Sibum

© www.deutschland.de