Deporte de invierno en Alemania

No tienen por qué ser siempre las conocidas pistas en los Alpes de Baviera o la Selva Negra: también los macizos montañosos medios alemanes ofrecen paisajes invernales de ensueño.

picture-alliance/dpa - Winter sports in Germany
picture-alliance/dpa - Winter sports in Germany picture-alliance/dpa - Winter sports in Germany

Sauerland

En el oeste de Alemania, la región de Sauerland es la que ofrece mejores condiciones para disfrutar de vacaciones de invierno al norte de los Alpes. El complejo deportivo invernal de Sauerland está considerado, con sus 300 kilómetros de pistas, un paraíso para practicar esquí de fondo. La pista Rothaar, de 54 kilómetros de largo, es una de las mejores es. En cuanto a pistas de descenso se destacan las de Winterberg y Willingen. Muy famoso es además el trampolín Mühlenkopf, donde desde 1995 se llevan a cabo competiciones por la Copa del Mundo de Saltos de la Federación Internacional de Esquí.

Harz

Schierke, un pequeño municipio al pie de la montaña Brocken, en el norte de Alemania, tiene una larga tradición de deportes de invierno. Johann Wolfgang von Goethe elogió ya en 1777 la “nieve interminable” que admiró en la región. Condiciones ideales hallan hoy en la zona protegida de Hochharz sobre todo esquiadores de fondo. En medio de la romántica naturaleza de la región de Harz hay pistas para trineo y caminos para practicar senderismo de invierno.

Selva de Turingia

El Rennsteig, el histórico camino fronterizo de altura en la Selva de Turingia, es en verano un paraíso para los senderistas. En invierno se transforma en una pista de esquí de fondo de 168 kilómetros de largo. La región también ofrece pistas de descenso y un parque para snowboarding y snowtubing. El centro de deportes de invierno Oberhof forma parte del Complejo Olímpico de Turingia. Allí se entrenan deportistas de primera línea en biatlón, bob, luge, skeleton y otras disciplinas.

Bosque Bávaro

Hacer iglúes, aventuras con perros husky, biatlones: el Bosque Bávaro, en el sudeste de Alemania, ofrece también esparcimiento invernal más allá de las conocidas pistas de descenso. Pero de estas también hay, en torno al Grosser Arber, de 1.456 metros de altura, el monte más elevado de la zona fronteriza entre Baviera y Bohemia.