Minivivienda por 100 euros

Buenas ideas de Alemania: el arquitecto berlinés Van Bo Le-Mentzel desarrolló un modelo de vivienda económica para la ciudad.

Georg Moritz - Van Bo Le-Mentzel

Una cama, una mesa, un sillón, una ducha, un WC y una pequeña cocina: el equipamiento de una vivienda de un cuarto en seis metros cuadrados. Todo está funcionalmente planeado e inteligentemente diseñado. Y lo más importante: el alquiler no sobrepasa los 100 euros por mes, incluida la calefacción y una conexión a Internet. Algo así no existe hasta ahora en Alemania. Por el contrario, los alquileres en las grandes ciudades aumentan sin cesar y ascienden a un múltiplo. Con su idea, el arquitecto Bo Le-Mentzel, de Berlín, quiere demostrar que también en las grandes ciudades son posibles los alquileres pagables. “No nos faltan viviendas, sino fantasía”, dice. La original ideal surgió en la Tiny-House-University, en Berlín, fundada por Le-Mentzel en cooperación con el Archivo Bauhaus y el Museo de Diseño. El proyecto aboga, entre otras cosas, por la construcción ecológica y la vecindad social.

Vivienda modelo en Kreuzberg, Berlín

El modelo de minivivienda puede ser visitado hasta el 17 de marzo en el barrio de Kreuzberg, Berlín, en la calle Carl-Herz Ufer 9. No está vacía: el arquitecto invitó a Amelie, que no tiene vivienda, a vivir allí de prueba. “¿Por qué dejarla vacía?”, dice Le-Mentzel. La casa modelo tiene ruedas y se ve como una casa rodante. Pero, si la idea se lleva a la práctica, se construiría un edificio normal con diversas viviendas de diferentes tamaños. La minivivienda está pensada como módulo, que puede ampliarse hacia los costados y hacia arriba, hasta cinco pisos. “Desarrollamos paredes 'Harry Potter', simplemente se las puede quitar y agrandar así la vivienda”, dice el arquitecto. Más superficie significa, naturalmente, tener que pagar más alquiler, pero este sería, en comparación con las viviendas convencionales, igualmente moderado.

Calidad en muy pequeño espacio

Con la unión de varios módulos se generaría una “cobeing house”, con superficies de uso común, pero en la que cada uno tendría su propio baño y su propia cocina. ¿Por qué nadie tuvo hasta ahora la idea de construir así? “Violamos algunos estándares y normas”, dice Le-Mentzel. “Pero, si se quiere en serio crear viviendas baratas, debemos sencillamente comenzar y no estudiar primero las normas”, agrega. Por eso, la minivivienda tiene una altura de 3,60 metros, como en los edificios berlineses de fines del siglo XIX. En la minivivienda, el “estándar” es quebrado hacia arriba –normalmente se construye con una altura de 2,50 metros– “porque queremos lograr gran calidad en el menor espacio posible”.

¿Del proyecto a la realidad?

“Queremos implementar realmente la idea”, subraya Le-Mentzel. Y quizás el modelo obtenga la oportunidad. Una empresa de construcción eclesiástica ya manifestó interés y está buscando terrenos, dice el arquitecto. “Hemos calculado todo y un inversionista obtendría una ganancia de hasta un 7 por ciento”. Porque Le-Mentzel no quiere construir castillos en el aire.

Van Bo Le-Mentzel, nacido en 1977, que vino con sus padres de Laos a Berlín y creció y estudió en la capital alemana, ha llamado ya la atención con viviendas económicas. Por ejemplo, con planos para muebles que quien quiera puede construir sencillamente y a bajo costo.

http://www.hartzivmoebel.de/

© www.deutschland.de