"Es el momento de la ayuda”

Catástrofe de las inundaciones en Alemania: numerosos políticos de alto nivel visitaron las zonas de crisis y prometieron ayuda. También se recibieron muetras de simpatía internacional.

„Stunde der Hilfe“
dpa

Euskirchen (dpa) - Numerosos líderes políticos visitaron las zonas de crisis, mostraron su simpatía y prometieron ayuda. El domingo, la Canciller alemana Angela Merkel y la ministra presidente Malu Dreyer visitaron el pueblo de Schuld, en el distrito de Ahrweiler, en Renania-Palatinado, gravemente afectado por las inundaciones. El ministro alemán del Interior, Horst Seehofer, y el ministro presidente de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet (foto), acompañaron el lunes la operación de crisis por las inundaciones en la represa de Steinbach, en Euskirchen (Renania del Norte-Westfalia). Ambos políticos expresaron su alivio por el hecho de que ya no se teme la rotura de una represa en el lugar, que ha sido protegido durante días.

El ministro del Interior, Seehofer, expresó su conmoción por la catástrofe natural. Nunca había experimentado nada parecido. "Ahora es el momento de la ayuda y la solidaridad", dijo. En primer lugar, continuó, se trata de ayuda inmediata "para la gente que no tiene más que lo que lleva en el cuerpo". Ambos políticos agradecieron a los bomberos, a la Agencia Federal de Ayuda Técnica (THW) y a las Fuerzas Armadas alemanas su apoyo en la represa, amenazada por las riadas. Debido al peligro, cuatro pueblos de las ciudades de Euskirchen y Rheinbach con más de 4500 habitantes fueron evacuados durante días.

Varios políticos elogiaron el valor civil del empresario de ingeniería civil de Eifel, Hubert Schilles. El jueves pasado, sin dudarlo, había aceptado dragar el desagüe de la represa de Steinbach, en Euskirchen, que se había llenado de tierra y escombros, poniendo así su vida en peligro. El propio Schilles se mostró modesto. Sabía exactamente lo que estaba en juego para las aldeas situadas debajo de la represa, dijo. "Lo tenía claro. Se necesita ayuda inmediata. No se puede pensar al respecto durante mucho tiempo".

También a nivel internacional hubo muestras de simpatía. Las autoridades municipales de la gran ciudad costera israelí de Tel Aviv se iluminó el domingo por la noche con los colores de la bandera alemana. El alcalde Ron Chuldai ofreció sus condolencias al "pueblo alemán y a nuestros numerosos amigos de nuestras ciudades hermanadas en Alemania". "En nombre del pueblo de Tel Aviv, envío mis mejores deseos de una pronta recuperación de este terrible desastre".