Scholz espera una larga congelación de las relaciones entre Berlín y Moscú

En una declaración gubernamental, el canciller alemán Olaf Scholz abordó sin contemplaciones las consecuencias a largo plazo de la guerra de agresión de Putin.

Olaf Scholz
picture alliance/dpa

Berlín/Kiev (dpa) - Según el canciller Olaf Scholz, Alemania y Rusia seguirán caminos políticos separados durante mucho tiempo debido a la invasión rusa de Ucrania. Una colaboración con la agresiva e imperialista Rusia del presidente Vladimir Putin es inconcebible en un futuro previsible, dijo el miércoles el político del SPD en una declaración gubernamental en el Bundestag sobre las próximas cumbres de la Unión Europea, el grupo G7 de las democracias económicamente fuertes y la OTAN.

Al mismo tiempo, el canciller advirtió que no se deben sacar conclusiones erróneas. "Sería imprudente por nuestra parte denunciar el Acta Fundacional Nato-Rusa", dijo. Eso sólo le haría el juego a Putin y a su propaganda. El Acta Fundacional reafirma los mismos principios que Putin viola tan descaradamente: la renuncia a la fuerza, el respeto a las fronteras, la soberanía de los Estados independientes. Hay que recordárselo a Putin una y otra vez.

Scholz abogó por un "Plan Marshall" para la reconstrucción de la Ucrania devastada por la guerra. Sus impresiones durante su visita a Ucrania la semana pasada le recordaron las imágenes de las ciudades alemanas tras la Segunda Guerra Mundial. "Y al igual que la Europa destruida por la guerra entonces, Ucrania necesita hoy un Plan Marshall para la reconstrucción", dijo Scholz. Para organizar la ayuda, quiere convocar una conferencia internacional de expertos en el marco de la presidencia alemana del G7. Con el Plan Marshall, Estados Unidos financió la reconstrucción de Alemania y otros países europeos con muchos miles de millones de dólares entre 1948 y 1952.