El futuro comienza en Stade

El Carbon Valley, en el norte de Alemania, es la fragua alemana de las tecnologías del futuro. Aquí pronto despegará un automóvil volador.

Pop.up es un futurista prototipo de vehículo de Italdesign y Airbus
Pop.up es un futurista prototipo de vehículo de Italdesign y Airbus Italdesign

Deutschland. Muchas pequeñas ciudades del norte de Alemania adquirieron fama internacional por ser desarrolladas allí tecnologías del futuro. Ahora, Stade está en camino a convertirse en sinónimo de polímero reforzado con fibra de carbono (CFK, por sus siglas en alemán). El CFK Valley , con 120 empresas ubicadas cerca de una planta de Airbus, está considerado el clúster mejor interconectado del mundo. Fundado por iniciativa de Airbus, ofrece, además de un centro de investigaciones y una universidad privada con una carrera sobre tecnología del carbono, única en el mundo, sobre todo, contactos internacionales. El Dr. Gunnar Merz, presidente del directorio del CFK Valley habla de un “meta clúster”.

Inspirado por el carbono

La base del éxito son las positivas cualidades de ese material compuesto. Los polímeros reforzados con fibras de carbono son mucho más sólidos y livianos que, por ejemplo, el aluminio. Por ello son ideales para la construcción de aviones. El material es usado cada vez más también en la fabricación de automóviles, en aerogeneradores y en la arquitectura. Por lo general se utiliza una tela de fibras de carbono sumergida en resina epoxi que, a altas temperaturas, es fundida en una forma de la pieza que se necesita. El material es bastante caro, la producción industrial aún no deja ganancias y el reciclaje aún es imperfecto. Pero el clúster tiene primeras soluciones también para ello. CFK Valley Stade Recycling es la primera empresa del mundo que desarrolló un procedimiento de reciclaje.

¿Ciencia ficción o pronto realidad?

Qué posibilidades puede ofrecer el material mostró Airbus en el Salón del Automóvil de Ginebra en marzo de 2017. Junto con Italdesign, Airbus desarrolló un futurista automóvil volador con una cabina de carbono para dos pasajeros. “El aprovechamiento de una tercera dimensión para el tráfico urbano revolucionaría la forma en que vivimos”, dice Mathias Thomsen, director del departamento Urban Air Mobility de Airbus. Un vuelo de prueba está planeado para fines de 2017.