La renaturalización del río Emscher

La renaturalización del paisaje fluvial del Emscher es uno de los mayores proyectos de infraestructura de Europa.

Inges Idee Emscherkunst

Es un proyecto de largo plazo, ya que el río Emscher fue utilizado en la Cuenca del Ruhr durante más de cien años como canal de vertido de aguas residuales. Debido a la minería y los consecuentes hundimientos de tierra, en esa región industrial no era posible crear un sistema subterráneo de canalización. El río Ruhr, que da nombre a la cuenca, abastecía a la región con agua limpia, como una “arteria”. El Emscher, un río poco conocido, funcionaba como “vena”. No fue sino con el fin de la extracción de hulla que comenzó a reflexionarse sobre el tema. A comienzos de los años 1990 se decidió construir un gran canal subterráneo para aguas residuales paralelo al Emscher y renaturalizar el río. El proyecto europeo costará 4.500 millones de euros y está planeado concluirlo en el 2020.

La obra está ya muy avanzada. Las depuradoras descentralizadas de aguas residuales están ya terminadas. El canal central se halla aún en construcción. Este sistema de canalización, el más moderno del mundo, tendrá 73 kilómetros de largo e irá desde Dortmund hasta la desembocadura del Emscher en el Rin. Junto con los canales secundarios abarca una superficie de 430 kilómetros cuadrados, en la que viven 1,8 millones de personas.  

También el río y el paisaje se han recuperado. En el río se han visto peces y la naturaleza gana nuevamente terreno. La Exposición Internacional de la Construcción Emscher Park, que tuvo lugar de 1989 a 1999, proporcionó importantes impulsos y ayudó a la región a recuperar su orgullo. De la exposición surgieron el parque paisajístico Landschaftspark Nord, en Duisburgo; la utilización del Gasómetro de Oberhausen para fines culturales; series de eventos culturales como “Extraschicht”, la Trienal del Ruhr y el gran evento “Ruhr 2010: Capital Europea de la Cultura”.

La exposición “Emscherkunst” hizo visibles los éxitos logrados: terrenos yermos, antiguas fábricas y la tierra de nadie entre el Emscher y el Canal Rin-Herne fueron transformados en escenario para artistas de todo el mundo. Testimonios de ello pueden admirarse aún hoy: numerosos objetos de arte a lo largo del río, como por ejemplo el puente peatonal “Slinky Springs to Fame”, del escultor Tobias Rehberger, sobre el Canal Rin-Herne en Oberhausen.

P.S.: La mejor forma de experimentar la transformación es en bicicleta, por la ciclovía “Emscher Park Radweg”, parte de la Ruta de la Cultura Industrial.  

Día Internacional de la Madre Tierra, con el tema central “Los ríos, arterias vitales”, el 22 de abril de 2014

www.eglv.de

www.iba.nrw.de

www.ruhr2010.de

www.emscherkunst.de

www.earthday.de

© www.deutschland.de