Re:publica en Berlín

Bajo la consigna “Love out Loud”, la conferencia digital re:publica 2017 llama a defender los derechos fundamentales en internet y toma posición contra los comentarios de odio y las noticias falsas. Impresiones del primer día.

dpa - re:publica

En re:publica, la mayor conferencia digital alemana, que se lleva a cabo en Berlín, el visitante se sumerge en un mundo multicolor. No solo porque la consigna, “Love out Loud”, evoca un mundo en los colores del arcoíris, sino también por las numerosas facetas que promete el futuro de la digitalización. Los temas van desde impresoras 3D y cultura “maker”, pasando por realidades virtuales, que los participantes exploran con las correspondientes gafas, hasta la inteligencia artificial, el trabajo en equipo con robots, la protección de datos y la conducción autónoma de vehículos. Sobre los temas de este año se debate intensamente. En más de 500 sesiones, muchos de los 1.180 portavoces de 65 países discutieron en la Estación Berlín sobre noticias falsas, la libertad de prensa e información, los derechos digitales fundamentales y la sinceridad en el uso de algoritmos. “La libertad de prensa es una utopía por la que debemos luchar”, dijo el periodista Can Dündar, hasta hace poco redactor jefe del periódico turco “Cumhuriyet”.

Impresiones de la jornada de apertura: 

Valor cívico digital

“Nos falta mucho para ser adultos”, subrayó Tanja Haeusler, cofundadora de la conferencia, en el inicio de su discurso de apertura de la decimoprimera re:publica. Agregó que la conferencia digital ha permanecido joven también después de todos estos años. Los organizadores destacan una y otra vez que asumir responsabilidades no es una cuestión de edad. Y que la consigna de la conferencia, “Love out Loud”, debe ser entendida como un llamado al valor cívico. “Lo que nos importa es no dejar solas a las personas que en la red están expuestas a brutalidad”, dijo Johnny Haeusler, cofundador de re:publica. Para la conferencia re:publica, Michael Müller, alcalde gobernador de Berlín, no puede imaginarse ningún otro mejor lugar que su ciudad, la “capital digital” de Alemania. Berlín es, como ninguna otra ciudad, sinónimo de liberalidad, apertura, tolerancia, libertad e internacionalidad, agregó. Pero, advirtió, la libertad de opinión y de prensa no son un sobreentendido, sino valores “por los que debemos luchar y comprometernos permanentemente”. 

“Una rana en agua hirviente”

Cuán problemático es trabajar y vivir en países sin libertad de prensa saben muchos periodistas por experiencia propia. Can Dündar, de Turquía; Márton Gergely, de Hungría; Ramy Raoof, de Egipto y Katarzyna Szymielewicz, de Polonia, describieron en forma impactante su lucha diaria por la libertad de opinión y de prensa. “Los periodistas húngaros se hallan en una situación como la rana en una olla con agua que lentamente se calienta hasta hervir”, dijo Márton Gergely, subjefe de redacción de “Népszabadság”, periódico de oposición húngaro que dejó de publicarse. Por más transparencia abogó Ramy Raoof, activista de internet e investigador de seguridad. Raoof llamó al público a enviar preguntas a los Gobiernos y publicar en internet toda la información útil para ayudar a la sociedad civil y los actores amenazados en Egipto. 

Más que un juego

Tanto en el ajedrez como en la política, lo esencial es la estrategia correcta. Cuán rápidamente estrategias de inspiración política pueden transformarse en una amenaza para las democracias explicó Garry Kasparov, excampeón ruso de ajedrez. Kasparov, que tiene una opinión muy crítica sobre Putin, advirtió de las manipulaciones que gobiernos no democráticos pueden llevar a cabo a través de internet y de una renuncia a las libertades democráticas en Occidente.  

Un intento de ser amable

Está considerado alguien que riñe a la opinión pública. El bloguero y escritor Sascha Lobo es conocido por reprender a su público. Quien, en el primer día de re:publica escuchó atentamente y esperó algo así, quedó defraudado: Lobo no expresó ni una sola palabra crítica sobre su público. Como él mismo explicó, ha cambiado de opinión o –como lo formularía Garry Kasparov–modificó su estrategia. Lo cual tiene que ver también con el contenido de su ponencia. “La exclusión no funciona”, manifestó, en relación con las opiniones repelentes difundidas a través de los medios sociales, como, por ejemplo, comentarios de odio contra los refugiados. En su opinión, además de difundir posiciones contrarias y fijar “líneas rojas”, es importante buscar el diálogo con los autores de los comentarios de odio. “Los debates tienen una poderosa influencia”, dijo Lobo. Las opiniones divergentes son importantes, agregó, en tanto sean compatibles con la Constitución. No puede extrañar, entonces, que haya concluido su ponencia con las palabras: “salid y discutid”. 

Amor de verdad

“Love out Loud: ¿qué significa realmente?”, preguntó en su discurso Carolin Emcke, periodista galardonada con el Premio de la Paz de los Libreros Alemanes. Para Emcke, la consigna de re:publica 2017 es una forma de “resistencia contra el odio, contra un extremismo que prospera en el seno de la sociedad y que ha perdido toda vergüenza”. Cómo es difundido el odio en la sociedad y en los medios sociales demostró tomando como ejemplo textos y rumores sobre refugiados difundidos a través de Facebook. Emcke abogó por una cultura viva del debate, verdaderos argumentos en lugar de eslóganes y, sobre todo, por más humanidad. Los organizadores de re:publica dirían: por mucho amor. 

re:publica goes Europe

La conferencia re:publica interconecta a seres humanos en todo el mundo y los alienta a intercambiar opiniones. Con la iniciativa “re:connecting EUROPE”, los fundadores de re:publica apoyan la creación de una red europea de la economía creativa. Por ello, la conferencia digital tuvo lugar en 2016 por primera vez también en Dublín (#rpDUB). En 2017 será repetida en Dublín y se llevará a cabo asimismo en Tesalónica (#rpTHE), Grecia. Con el apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania, 17 actores de la economía creativa de Dublín y Tesalónica visitan ahora primero la conferencia re:publica en Berlín, para debatir sobre desafíos y soluciones comunes que atañen a activistas, fundadores y artistas en Europa.  

Arrecifes coralinos e impresoras 3D

Sumergirse en un mundo desconocido: también eso posibilita re:publica a sus visitantes. Junto con el Ministerio Federal de Educación e Investigación (BMBF) y en el marco del Año Científico 2016/17, re:publica 2017 organiza la senda “sub:marine”. En el foco se hallan nuevas tecnologías en relación con el mar como espacio vital y el uso sostenible de recursos. Una particular atracción: con gafas de realidad virtual, los visitantes pueden sumergirse virtualmente en un fascinante arrecife coralino. Tocar no está prohibido, pero es, sencillamente, imposible. Más al alcance de la mano se halla lo que se produce en el stand de Fab Lab Berlín: las impresoras 3D crean con notable precisión pequeñas esculturas y fantásticas camisetas. 

 

www.deutschland.de