En favor del patrimonio mundial

Voluntarios en obras: jóvenes voluntarios del programa European Heritage Volunteers cuentan lo que les encanta de su labor.

Conservando el patrimonio: un equipo internacional de voluntarios en pleno trabajo.
Un equipo internacional de voluntarios en pleno trabajo. dpa

Alemania. 2018 es el Año del Patrimonio Mundial Europeo. Su objetivo es crear conciencia sobre la riqueza cultural y diversidad de Europa. El Gobierno de Alemania apoya 38 proyectos e iniciativas con 7,2 millones de euros. Uno de los proyectos más emblemáticos es la organización European Heritage Volunteers, con sede en Weimar, que desde hace más de dos décadas se ocupa de proyectos de patrimonio cultural en Europa, en general de aquellos menos conocidos. Voluntarios cuentan por qué disfrutan protegiendo edificios históricos de la decadencia y participando activamente en favor del patrimonio cultural de Europa.

Jason Paulos (28) de Canadá

"Desde mi infancia siempre me ha apasionado todo lo que sea antiguo e histórico. Esto se lo debo a mis padres, quienes ya a una edad muy temprana me hicieron conocer la arquitectura y la historia, dentro de Canadá y en otros viajes. Como voluntario en el castillo de Lohra, en Turingia, he podido participar de forma particularmente activa. Soy carpintero de profesión y me pareció fantástico poder colaborar en la renovación de un conjunto arquitectónico del siglo XII. Ha sido un gran equipo y hemos trabajado muy unidos en la renovación de los techados. Mis colegas han sido muy comprometidos, cálidos y amables. Paralelamente a los trabajos, he podido conocer la cultura alemana, incluyendo las exquisitas salchichas de Turingia. Antes del viaje a Alemania tenía dudas de si me gustaría o no la estancia. Ahora estoy esperando que aparezca un nuevo proyecto".

European Heritage Volunteers: Jason Paulos
Jason Paulos privat

Sandra Nasser (27) de Alemania

"Un compañero de estudios me contó acerca del proyecto European Heritage Volunteers y me entusiasmé de inmediato. Es una gran oportunidad para adquirir experiencia. He aprendido mucho en diez intensos días en Kastela, en la costa de Croacia. También he conocido mucho del país y de las culturas de otros voluntarios internacionales. Hemos desarrollado ideas para poner en valor dos torres de las históricas murallas de la ciudad. Entre otras cosas, se creó un prototipo de un llamado "Travel Passport", con el que lugareños y turistas pueden dejar constancia de qué lugares de interés ya han visitado. También desarrollamos una ruta de senderismo y un mapa que incluye las torres. Recuerdo ese tiempo con muy buenas sensaciones. Ese fue mi primer, pero seguramente no mi último, proyecto como voluntaria".

European Heritage Volunteers: Sandra Nasser
Sandra Nasser privat

Mariana Lopes Martinho (25) de Portugal

"Son muchas las pequeñas experiencias que han hecho algo inolvidable de mi período como voluntario en Alemania. Desde el punto de vista conceptual y artesanal, he aprendido mucho. Por ejemplo, cómo construir un muro estable de piedra en un viñedo, o cómo convertir un parque baldío en un lugar culturalmente sofisticado con alto valor recreativo. Eso lo experimenté, por ejemplo, durante un proyecto centrado en el histórico Hotel Waldlust en Freudenstadt. Me impresionaron especialmente los encuentros con gente del lugar Nos traían tortas, por ejemplo el maravilloso pastel de la Selva Negra, y así empezábamos a conversar. Realmente disfruté de mi estancia, también porque estaba profundamente inmerso en lengua y cultura alemanas."

European Heritage Volunteers: Mariana Lopes Martinho
Mariana Lopes Martinho privat