¡Trabajamos de forma diferente!

La pandemia ha acelerado enormemente el cambio en el mundo del trabajo. ¿A dónde lleva el camino? ¿Cuál es el  futuro del trabajo? 

Ya es una opción: el “teletrabajo” desde cualquier lugar
Ya es una opción: el “teletrabajo” desde cualquier lugar Hagen Ulbrich

La cuarta revolución industrial ya está aquí. Las redes y la digitalización transforman nuestro mundo laboral como nunca antes. Viejas profesiones desaparecen y surgen nuevas. Las empresas racionalizan sus estructuras para sobrevivir en la competencia mundial. Y los propios trabajadores se preguntan cada vez más: ¿cómo quiero trabajar? ¿Y qué importancia tiene el trabajo en mi vida? La pandemia ha demostrado ser un motor de ese proceso. Lo que antes era patrimonio de una minoría privilegiada, es ahora casi un estándar. “Oficina en casa”, “teletrabajo”, “puesto de trabajo compartido” y “cotrabajo” son términos clave en el nuevo mundo laboral. Sin olvidar el “propósito”, es decir, el sentido del trabajo. El Instituto Fraunhofer de Ingeniería Industrial (IAO) habla de un “experimento a escala nacional sobre digitalización del trabajo y cooperación”.

Nueva tendencia: el cotrabajo, como aquí en Fráncfort
Nueva tendencia: el cotrabajo, como aquí en Fráncfort Jonas Ratermann

Influencia sobre la movilidad y la urbanización

Ese proceso también influye en otras megatendencias, tales como la urbanización y la movilidad. Stefan Rief, director del área de investigación “Desarrollo Organizativo y Diseño del Trabajo” en el IAO, dice: “Cada vez más personas estarán fuera de la empresa durante períodos más largos. El viaje hasta allí se convertirá en una decisión consciente. Y vivir y trabajar fuera de las ciudades podría volver a ser una opción atractiva para muchos”. Aunque no para todos, como señala Katharina Rath, miembro del Consejo de Administración de Recursos Humanos de la empresa de logística DB Schenker. “Un tercio de nuestra plantilla trabaja en almacenes y terminales. Para ellos, la oficina en casa no es una opción en absoluto”, dice. En ese caso, agrega, hay que replantearse la flexibilidad, por ejemplo en forma de trabajo en equipo con jerarquías planas y un alto grado de autodeterminación.

No hay una única respuesta al cambio en el mundo del trabajo, sino toda una serie de soluciones que tenemos que coordinar e implementar.

No solo está cambiando dónde y cuándo se trabaja, sino también el modo de colaboración con los compañeros. “La participación, la autonomía y la creación de sentido se han transformado en tema para un número cada vez mayor de personas”, dice. Y la profesora Jutta Rump, del Instituto para el Empleo y la Empleabilidad (IBE), agrega, que “esa tendencia se ha profundizado sobre todo en los dos últimos años”. Y no solo se refiere a start-ups en Berlín: también las medianas empresas alemanas alejadas de las grandes metrópolis han interiorizado estos nuevos valores. “Todos nuestros líderes de mercado mundial de tamaño medio de provincias tienen mucho éxito precisamente porque logran generar un espíritu de equipo que crea identidad entre sus empleados. En otras palabras: esta es mi empresa y estamos entre las más innovadoras del mundo”.

Nueva tendencia: armonizar la vida privada y el trabajo
Nueva tendencia: armonizar la vida privada y el trabajo CoWorkLand eG

Desafío para las empresas

Ello es muy relevante para Alemania, con su fuerte sector de PYMES, ya que se considera que las PYMES son los motores más importantes de la innovación y la tecnología en el país. Más del 99% de las empresas de Alemania son PYMES. Aportan el 61% del valor añadido neto total, proporcionan el 55% de los puestos de trabajo y emplean al 80% de los aprendices. Pero muchas empresas comparten una preocupación: ya no pueden encontrar suficientes trabajadores cualificados. Por un lado, las exigencias profesionales aumentan y, por otro, el número de personas activas sigue disminuyendo debido al cambio demográfico. Especialmente afectadas se ven las profesiones de oficios especializados, las industrias del metal y la electricidad y del área de las ciencias naturales y la tecnología.

El Gobierno alemán lo ha reconocido y está tomando medidas para contrarrestarlo. En el marco de una estrategia para asegurar la mano de obra cualificada aspira a que mujeres y personas mayores se integren más en el mercado laboral. Además, se promueve y facilita la inmigración de trabajadores cualificados, con una ley aprobada a tal efecto en 2020. Además se anima a las empresas a aprovechar las ventajas de una plantilla diversa: personas de diferentes géneros y edades, así como de diferentes orígenes y también las personas con discapacidad ofrecen en su conjunto más conocimientos y perspectivas, y las empresas se benefician de ello.

Quién trabajará en qué puesto y en qué entorno en el futuro dependerá, por supuesto, de los avances tecnológicos. “En el centro está la cuestión de cómo trabajarán juntos los humanos y las máquinas en el futuro”, explica Ana Dujić, jefa de departamento Denkfabrik, un “laboratorio de ideas” del Ministerio Federal de Trabajo y Asuntos Sociales (BMAS). Y agrega: “Para cada sector, tenemos que considerar qué componentes de un puesto de trabajo serán sustituidos por máquinas, dónde las habilidades humanas serán apoyadas por máquinas y qué habilidades humanas seguirán siendo únicas”. 

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.