¿Son malos los superávits comerciales?

Alemania exporta bastante más de lo que importa. Estas son las ventajas y desventajas. 

Los contenedores son la moneda del comercio mundial.
Los contenedores son la moneda del comercio mundial. ake1150/stock.adobe

Alemania está orgullosa de sus exportaciones, porque es testimonio de la alta calidad de sus productos y una gran competitividad. Además, las exportaciones aseguran puestos de trabajo, crecimiento y bienestar. Desde hace años, Alemania exporta más de lo que importa. Ello hace que tenga importantes superávits comerciales, que a menudo son criticados en el exterior, por ejemplo, en Estados Unidos.

¿A cuánto ascienden las exportaciones de Alemania?

En 2017, las exportaciones de Alemania ascendieron a 1,279 billones (1.279.000 millones) de euros, mientras que las importaciones fueron de 1,034 billones (1.034.000 millones). El superávit comercial fue, por lo tanto, de 245.000 millones de euros. Uno de los socios comerciales más importantes de Alemania en 2017 fueron los Estados Unidos. Las exportaciones de Alemania a EE. UU. ascendieron ese año a 111.500 millones de euros y las importaciones alemanas de EE. UU. fueron de 61.100 millones de euros. Es decir, Alemania tuvo en 2017, solo con EE. UU., un superávit comercial de más de 50.000 millones de euros.

¿A qué se debe el gran superávit comercial?

El gran superávit comercial tiene varias causas. En el caso de EE. UU., el fuerte crecimiento de su economía llevó a que la demanda interna de productos de importación fuera mayor que la demanda externa de productos estadounidenses. A ello se agrega que muchos productos que se tienen por típicamente estadounidenses, tales como jeans, ciertas bebidas sin alcohol, smartphones y automóviles de determinadas marcas no son producidos en EE. UU. y por lo tanto no son contabilizados en la balanza comercial de ese país. Además, otros dos factores tuvieron una decisiva influencia en la generación del fuerte superávit comercial alemán: primero, el relativamente débil euro, que favorece las exportaciones alemanas y, segundo, la caída del precio de los combustibles y materias primas, que abarata las importaciones de Alemania.

¿Se justifican las críticas al superávit comercial alemán?

Sí y no. El Gobierno alemán no puede influir ni sobre el tipo de cambio del euro ni sobre el precio de los combustibles y materias primas. Los economistas aconsejan, sin embargo, crear más incentivos en Alemania para que aumenten las inversiones privadas y públicas e incrementar el consumo interno a través de una reducción de impuestos. Ello haría crecer las importaciones y disminuir el superávit comercial. A largo plazo, este lleva a una gran dependencia de la coyuntura económica internacional, inestabilidad del sistema financiero internacional y proteccionismo de otros países. 

© www.deutschland.de