"Aprender de los demás"

Una alianza con el apoyo de Alemania desea contribuir a que la formación dual se abra paso en América Latina y el Caribe.

Montaje en una planta de VW en Brasil
Montaje en una planta de VW en Brasil dpa

Es "un gran partidario de la formación dual", que se introdujo en México hace 15 años: Enrique Ku Herrera dirige allí el Centro Nacional de Enseñanza Media Técnica y Profesional (CO-NALEP). CONALEP asume la primera presidencia de una nueva alianza latinoamericana para la formación dual. La alianza cuenta con el apoyo del o Instituto Alemán de Formación Profesional (BIBB).

Enrique Ku Herrera
Enrique Ku Herrera privat

Sr. Ku Herrera, ¿por qué apoya usted la expansión de la formación dual en México y en otros países?

El modelo dual es una muy buena manera de proporcionar a los jóvenes una formación de alta calidad y, por ende, una mayor calidad de vida, y al mismo tiempo proporcionar a las empresas la mano de obra que necesitan. La formación universitaria suele ser demasiado teórica y no es asequible para muchos jóvenes. Al mismo tiempo, la formación secundaria superior es tradicionalmente nuestro "cuello de botella": muchos jóvenes abandonan el colegio en esta etapa, sobre todo por razones económicas. Luego ayudan en casa o trabajan de manera informal. Esto ha generado un problema en América Latina con los jóvenes que ni estudian ni trabajan, los llamados "ni-nis". Sólo en México hay unos siete millones de ellos.

Alemania ha apoyado a México en sus esfuerzos por establecer sistemas duales desde el principio, por ejemplo asesorando, desarrollando planes de estudio y cooperando con empresas. Por eso México parte con ventaja en la región. ¿Qué experiencias quiere compartir con sus colegas latinoamericanos?

Hemos comprobado que cada país tiene que encontrar su propio modelo y que las experiencias no son del todo transferibles. Las necesidades del mercado a veces difieren, incluso dentro de un mismo país, de una región a otra. Las universidades tradicionales son demasiado lentas: a menudo necesitan años para cambiar planes de estudios, por no hablar de introducir nuevas asignaturas. La formación dual es mucho más flexible, y tiene éxito: en México, por ejemplo, el 80 por ciento de los graduados del CONALEP son contratados posteriormente por empresas asociadas, incluyendo las industrias del automóvil y la aviación.

 

¿Es decir que se espera que la alianza sea una especie de plataforma de intercambio?

Sí, exactamente. Nuestro objetivo es recopilar, sistematizar y difundir experiencias para que todos podamos aprender de los demás. Ya se han celebrado los primeros foros de debate y una primera publicación debería estar lista en 2022. Por cierto, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), iniciadora de la alianza, también desempeña un papel destacado. Hasta ahora se han adherido 15 países de América Latina y el Caribe.

¿Qué papel desempeña BIBB en esto?

BIBB es nuestro socio estratégico desde 2009. Ahora nos ha apoyado en la creación de la alianza y ha acompañado todo el proceso hasta la actualidad, organizando coloquios y definiendo prioridades

 

 

¿Cuáles son estas prioridades?

Por un lado, queremos desarrollar pautas pedagógicas comunes. Estas, a su vez, deberían facilitar la movilidad de los docentes y permitir un intercambio intercontinental. Además, queremos elevar el nivel de calidad general de la formación dual y anclarla más firmemente tanto a nivel institucional como en la conciencia de la población.

¿Hay experiencias de otros países que le hayan impactado especialmente?

En Brasil, por ejemplo, los aprendices de la industria agrícola están aprendiendo a utilizar drones para la siembra y la reforestación. Podemos aprender de ello. Aquí en México, durante la pandemia, los alumnos del CO-NALEP diseñaron robots que administraban gel desinfectante y medían la temperatura corporal fuera de los hospitales u otras instituciones. Por otro lado, Chile es líder en el campo de la formación de docentes.

 

Según UNICEF, cinco millones de mexicanos han abandonado el sistema educativo formal desde el inicio de la pandemia. ¿Ha tenido el COVID-19 también un impacto negativo en la formación dual?

A diferencia de la tendencia nacional, en el CONALEP pudimos aumentar el número de estudiantes matriculados y ofrecer cinco nuevas carreras. También ganamos nuevas empresas como socios, por lo que fuimos una opción atractiva para jóvenes, especialmente durante la pandemia.

¿Hay algún objetivo personal que quiera alcanzar con la alianza de formación?

Estoy planeando abrir un centro internacional de formación dual en el estructuralmente débil sur de México y me gustaría aglutinar allí todas las experiencias a nivel mundial. Eso sería un gran paso para reforzar la formación dual en el continente. En este ámbito uno nunca puede cesar en su esfuerzo, siempre hay que estar al día. En México necesitamos carreras nuevas y modernas que aborden la realidad virtual o el internet de las cosas. En general, veo que hay una voluntad de innovar en la formación en toda América Latina. La pandemia nos ha demostrado que sólo podemos hacer frente a los retos con un esfuerzo conjunto.

© www.deutschland.de