Lo que podemos aprender de los Países Bajos

El home office es un concepto flexible y productivo para empleados y empresas.

El trabajo desde está legalmente respaldado en los Países Bajos.
El trabajo desde está legalmente respaldado en los Países Bajos. goodluz - stock.adobe.com

Desde el nacimiento de su segundo hijo, Daphne van Rooijen no solo trabaja tiempo parcial, sino que también lo hace desde casa, un día cada dos semanas. "Es simplemente ideal", afirma esta holandesa de 36 años, que trabaja 28 horas a la semana como trabajadora social en La Haya con niños afectados por el fracaso escolar. Daphne puede decidir por sí misma cuándo hace el trabajo administrativo desde casa. "A veces solo de noche, cuando nadie me molesta." Si quiere, puede repartir las ocho horas en varias noches. "Muchos de mis amigos también trabajan desde casa por horas o por días." Todo lo que necesitan para su oficina doméstica es un teléfono móvil y un ordenador portátil. "Los superiores solo se fijan en el resultado", resalta Daphne: "Lo principal es que yo termine todo según los plazos y lo acordado. Y que esté localizable. Así se construye la confianza".

Los superiores solo se fijan en el resultado.

Daphne van Rooijen, trabajadora social

Desde 2015, los holandeses tienen un amplio derecho a home office, siempre y cuando tengan una antigüedad de más de 26 semanas y la empresa cuente con más de diez empleados. El porcentaje de empleados que trabaja desde casa es ahora del 37 por ciento (2019). Y este nuevo derecho se lo deben a una iniciativa de la Izquierda Verde de los Países Bajos, decidida a combatir la "obsesión por la presencia en el lugar de trabajo". La diputada verde Linda Voortman cree que: "Los empleados felices también hacen felices a sus empleadores". Sin embargo, las empresas no pueden obligar a sus empleados a trabajar desde casa. Pero éstos deben tener buenas razones para negarse. Si no se puede llegar a un acuerdo, el juez decide.

Muchas empresas temían inicialmente que sus empleados pudieran aprovechar las horas de trabajo para otros fines. Un temor infundado, dice Nick van der Meulen de la School of Management de Rotterdam. En el marco de su tesis doctoral sobre el trabajo flexible, realizó una primera encuesta representativa. El resultado: el trabajo desde casa no conduce a una menor productividad - al contrario: "Un empleado puede ser realmente más productivo si trabaja desde casa. Sin embargo, no se debe trabajar en casa más de tres días seguidos, ya que entonces el contacto con la empresa y los compañeros se resiente. Otro requisito importante: el jefe debe poder delegar y confiar en sus empleados

Daphne van Rooijen no puede sino confirmar esa misma conclusión: "El modelo en el que todos estamos retenidos en algún atasco por la mañana para llegar a la oficina a la misma hora es anticuado. Ya no se ajusta a los tiempos que vivimos".

© www.deutschland.de

You would like to receive regular information about Germany? Subscribe here: