Todo es útil

Camisetas compostables y lavadoras renovables: cómo el principio “cradle-to-cradle” puede revolucionar el consumo.

“Cradle-to-cradle”: esta camiseta es compostable.
Esta camiseta es compostable. C&A

La idea “cradle-to-cradle” (de la cuna a la cuna) fue desarrollado por el alemán Michael Braungart junto con el estadounidense William McDonough. Se trata de que los productos puedan ser completamente reutilizados, ya sea técnica o biológicamente. Braungart es profesor en las universidades Leuphana, de Luneburgo y Erasmo, de Rotterdam.

Profesor Michael Braungart
Profesor Michael Braungart dpa

Sr. Braungart, Alemania está considerada líder mundial en reciclaje. ¿Es un motivo para estar orgulloso?
No. El reciclaje de envases y embalajes es “downcycling”, es decir, el material reciclado es de funcionalidad y calidad más baja que el original. Un producto que se transforma en basura es de mala calidad. Además, el reciclaje es un freno a la innovación. Los nuevos productos no salen al mercado justamente porque los anteriores estaban altamente optimizados. Hemos perfeccionado la gestión de residuos en lugar de desarrollar mejores productos.

El reciclaje es un freno a la innovación.

Profesor Michael Braungart, creador del principio “cradle-to-cradle”

¿Por qué es el “cradle-to-cradle” mejor que el reciclaje?
Porque los materiales pueden ser completamente reaprovechados, ya sea en la biosfera o en la tecnosfera. Yo, por ejemplo, he desarrollado telas para asientos de trenes que terminan como compost en viveros, en lugar de ser incinerados como residuos peligrosos.

En Alemania, la protección ambiental significa evitar, ahorrar, renunciar y reducir. La sostenibilidad resultante es hostil a la tecnología y transforma al cliente en un enemigo. En el sistema “cradle-to-cradle” no se trata de una cuestión de moral, sino de innovación y calidad: todo es útil en lugar de menos dañino. Cuanto más compras, mejor.

¿Cómo reacciona la industria?
La industria reacciona eufóricamente, porque ya no se trata de evitar basura, sino de impulsar la innovación, la calidad y la estética. Además, en el mundo digitalizado, la industria debe pasar de vender máquinas a vender usos.

¿Lo puede ilustrar con un ejemplo?
Una lavadora que dura 50 años es la mayor peste, porque no recupero los materiales y las nuevas tecnologías de ahorro de agua no salen al mercado. Pero si solo vendo el uso de la lavadora, la innovación puede avanzar. Hemos desarrollado una lavadora que no se vende: el consumidor solo puede comprar 3.000 lavados. En la producción me bastan de cinco a ocho componentes de alta calidad, en lugar de utilizar 150 plásticos baratos.

¿Y luego de 3.000 lavados me dan una nueva lavadora?
No, el 20 por ciento obsoleto de los componentes es reemplazado y el restante 80 por ciento queda.

¿Hay ya productos “cradle-to-cradle” que puedan ofrecerse en el mercado?
Sí, ya existen más 11.000 productos “cradle-to-cradle” certificados.

Entrevista: Tanja Zech

© www.deutschland.de

Newsletter #UpdateGermany: ¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí al boletín informative