La dirección correcta

Marie van der Hoeven, directora ejecuta de la AIE da buenas notas a la transición energética.

Florence Jamart - Maria Van der Hoeven

Sra. Van der Hoeven, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) fue creada hace 40 años para desarrollar estrategias contra la crisis petrolera de entonces. La transición energética en Alemania debería ser saludada por la AIE…

La AIE fue fundada como respuesta a la crisis del petróleo de 1973/74 y su objetivo era preparar a los países para que pudieran reaccionar juntos a largas interrupciones en el abastecimiento de petróleo. Ese continúa siendo un aspecto clave de nuestro trabajo, pero la AIE sigue desarrollándose. Hoy, como think tank, nos hallamos en el foco del diálogo energético global y ponemos a 
disposición importantes análisis, estadísticas y 
recomendaciones. En nuestro análisis de 2013 estudiamos en ese contexto particularmente la transición energética en Alemania. Muchos de los 
países miembros de la AIE han manifestado interés en saber más sobre la transición energética alemana y cómo seguirá desarrollándose.

En mayo de 2013, la AIE calificó en un informe a Alemania de país de “economía de mayor eficiencia energética y menor contaminación del mundo”, pero también le dio varios consejos.

Así es. En nuestro informe alabamos el compromiso de Alemania con el desarrollo a largo plazo de un sistema energético de bajo carbono. Vemos positivamente tanto la estrategia energética como el ambicioso desarrollo de las energías renovables y los planes para lograr una mayor eficiencia energética. En el informe analizamos además los futuros riesgos y desafíos. Constatamos que los precios de la electricidad al consumidor alemán se cuentan entre los más altos de Europa, a pesar de que los precios mayoristas son relativamente bajos. Eso es una señal de alarma. Para que la transición energética no pierda credibilidad deben ser revisados nuevamente tanto los costos que genera la Ley de Energías Renovables (EEG) como el método de distribución de las cargas financieras entre los 
diversos grupos de consumidores. Por eso me alegra que 
poco después de ser publicado nuestro informe el Gobierno 
federal alemán haya manifestado que quiere reformar la EEG.

La percepción internacional de la transición energética va desde el asombro hasta el reconocimiento. ¿Qué debe hacer mejor aún Alemania en el contexto internacional?

En nuestro informe decimos que en el marco de los mecanismos europeos existentes, Alemania debería aspirar a una mayor co­operación estructural a nivel regional, a efectos de aumentar la seguridad del abastecimiento energético a un precio adecuado, teniendo en cuenta además las condiciones meteorológicas específicas de cada lugar. Además no está demás recordar que las 
decisiones tomadas en Alemania tienen inevitablemente consecuencias más allá de sus fronteras y deben ser adoptadas en el contexto más amplio de las condiciones marco energéticas europeas y en estrecho acuerdo con los países vecinos.

El nuevo Gobierno federal ha desarrollado un plan de reforma de la EEG. En él se prevé una menor expansión y menores pagos a los productores de electricidad. ¿Es la señal correcta?

En vista de que los precios de la corriente para los consumidores finales aumentan constatemente, nuestra atención estuvo dirigida sobre todo hacia la EEG. Problemas genera en ese marco sobre todo la multiplicación de las instalaciones fotovoltaicas y la distribución de los costos derivados de ello. Pensamos que es esencial adaptar el monto de las subvenciones al progreso tecnológico. Por eso veo positivo el proyecto “Puntos angulares para la reforma de la EEG”, presentado en enero de 2014, en el que continúa estando en primer plano el logro de objetivos a largo plazo. Asimismo veo positivo tanto que se planee aplicar a la energía eólica una reducción de las subvenciones dependiente de su expansión – es decir, fijar topes flotantes – como también la puesta a prueba e inclusión de modelos de licitación en lugar de tarifas de alimentación a red. La introducción de ese tipo de mecanismos de mercado es sin duda un paso en la dirección correcta. ▪

Entrevista: Martin Orth

MARIA VAN DER HOEVEN

La exministra neerlandesa es desde 2011 directora ejecutiva de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), con sede en París, a la que pertenecen 28 países. La AIE se autodefine como una plataforma de co­operación en la investigación, el desarrollo, la introducción en el mercado y la implementación de tecnologías energéticas. Los informes anuales “Key Energy Statistics” y “World Energy Outlook” 
están considerados las más importantes publicaciones sobre energía a nivel mundial.

www.iea.org