Una visión de Europa desde Alemania

Aunque sea un arduo camino, la UE debe ser capaz y estar dispuesta a representar los intereses europeos en el mundo, opina Ulrich Ladurner (Die Zeit).

Berlín: Río Spree con la catedral.
Berlín: Río Spree con la catedral. f11photo - stock.adobe.com

Preguntamos a periodistas de países europeos sobre el futuro de Europa. Lee aquí la respuesta de Ulrich Ladurner, que escribe para el semanario alemán Die Zeit.

Los alemanes son firmes europeístas porque han aprendido las debidas lecciones de su historia. Esta es una frase que se escucha a menudo. Por muy correcto que sea, también puede leerse de forma diferente. En realidad, Europa ofreció a los alemanes la oportunidad de escapar de su propia historia. Esto parece un poco exagerado, pero en ningún otro país europeo se interpreta tan radicalmente la idea de Europa como un proyecto de superación del Estado nacional. Como si la nación fuera la causa de todos los males. Y sin embargo se olvida que muchos europeos resistieron a los nazis en nombre de su nación. En vista de este hecho, Alemania debería mostrar un poco más de realismo y prudencia. Las expectativas alemanas acerca de Europa no suelen ser las mismas que las de otros europeos. Una mirada más allá del horizonte le haría bien a Alemania.

Ulrich Ladurner
Ulrich Ladurner Die Zeit

La Unión Europea puede estar en camino de convertirse en un Estado federado, pero la senda hacia esa meta es larga y ardua, y no hay ninguna garantía de que se llegue. La Unión Europea es un clásico " work in progress“, con desenlace imprevisible. Por eso también es inútil hablar de metas. Vale mucho más la pena abordar las tareas que nos esperan. Los temas están bien visibles sobre la mesa: clima, digitalización, migración, defensa.

Siempre se dice que estas cuestiones únicamente pueden resolverse de forma conjunta, solo a nivel europeo. Sin embargo, éste es un dogma que precisa contenidos. El realismo es necesario aquí también. La Unión Europea no ofrecerá mañana LA solución a estas cuestiones. Avanzará tal vez de forma lenta, pero lo hará. Al mismo tiempo, los europeos deben tener la sensación de que, a pesar de la dificultades, la UE adquiere las aptitudes necesarias para representar eficazmente sus intereses en el mundo. Europa debe ser soberana si quiere seguir siendo libre. Y la respuesta a la forma en que esta soberanía puede ser alcanzada es siempre parcial y cotidiana. Más no se puede esperar, pero tampoco menos. Aquéllos que son impacientes deben recordar una cosa: Europa es la idea de que los estados-nación cooperen en beneficio mutuo, con mayor o menor intensidad. Esto, que puede sonar prosaico, es la mejor oferta que existe hasta ahora.

Ulrich Ladurner, nacido en 1962 en la Provincia autónoma de Bolzano - Tirol del Sur, es desde 1999 redactor de asuntos extranjeros del semanario Die Zeit. Durante más de dos décadas viene informando sobre escenarios bélicos. Desde 2016 es corresponsal europeo de Die Zeit en Bruselas. Ha publicado numerosos libros.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.