"Sin estado de derecho no hay futuro"

La UE debe relacionar pagos al cumplimiento de condiciones estrictas, opina Beate Rudolf, directora del Instituto Alemán para los Derechos Humanos.

Beate Rudolf, directora del Instituto Alemán para los Derechos Humanos
Beate Rudolf, directora del Instituto Alemán para los Derechos Humanos DIMR/Anke Illing

Sra. Rudolf, cuando se trata de derechos humanos, tendemos a mirar a regiones fuera de Europa. ¿Están los derechos humanos también en peligro en la UE?
Veo un peligro de corrientes autoritarias que propagan ideologías que desprecian los derechos humanos e incluso las implementan en la política gubernamental. Hungría y Polonia son solo los ejemplos más visibles. También en otros países políticos gubernamentales practican la exclusión de los refugiados. Alimentan prejuicios antisemitas, racistas, contra discapacitados, homosexuales y transexuales. Estigmatizan a los pobres o niegan a las mujeres la autodeterminación. La segunda amenaza a los derechos humanos es darlos por sentados. El Estado solo respeta los derechos humanos si se reclaman con firmeza.

¿Qué relación hay entre derechos humanos y estado de derecho?
Son inseparables. Los derechos humanos limitan y controlan las acciones del Estado. Los tribunales independientes protegen los derechos humanos cuando los gobiernos, los parlamentos o las administraciones públicas los violan. A la inversa, los derechos humanos protegen el estado de derecho porque garantizan la claridad de la ley, el compromiso de la administración pública con la ley y la independencia del poder judicial.

¿Qué puede lograr la presidencia alemana de la UE en este sentido?
El estado de derecho debe ser la máxima prioridad. Así lo ha formulado el Gobierno alemán para su presidencia del Consejo. En este sentido, el resultado de la cumbre de la UE en julio ha sido decepcionante. No fue posible relacionar la trasferencia de fondos con el cumplimiento de los principios del estado de derecho. De esta manera, la UE sigue financiando a gobiernos que buscan la supresión del estado de derecho y de los derechos humanos. Espero que el Parlamento Europeo se oponga a esto. Sin estado de derecho en todos los Estados miembros, la UE carece de legitimidad y, en última instancia, de futuro.

 


Beate Rudolf es directora del Instituto Alemán para los Derechos Humanos desde 2010. Anteriormente la abogada trabajó más de 20 años como investigadora y docente en el ámbito de los derechos fundamentales y humanos.

Entrevista: Helen Sibum

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.