“Las religiones como interlocutoras”

En misión de paz: el padre Nikodemus, asesor en el Ministerio Federal de Relaciones Exteriores de Alemania, explica por qué las religiones influyen y cómo la política puede beneficiarse de ello

Padre Nikodemus, asesor del Ministerio Federal de RR. EE. de Alemania
Padre Nikodemus, asesor del Ministerio Federal de RR. EE. de Alemania dpa

Padre Nikodemus, usted asesora desde 2018 al Ministerio Federal de Relaciones Exteriores en la división "Religión y Política Exterior". Como monje, usted vive en una abadía benedictina en Jerusalén. ¿Qué lo trajo a Berlín?
El ministerio había creado ya antes el grupo de trabajo "Responsabilidad de las religiones por la paz ", que en 2017 y 2018 organizó grandes reuniones de actores religiosos, en las que también participé. Por eso conocía el trabajo del ministerio. Y el ministerio, especialmente la Dirección General de Cultura y Comunicación, conocía mi experiencia.

¿Viste usted el hábito benedictino cuando está de servicio para el ministerio?
Sí y ello conduce a interesantes conversaciones con diplomáticos, que tienen curiosidad por saber qué hace un monje en el Ministerio de Relaciones Exteriores y cómo funciona la nueva división. Con ello aumenta también la sensibilidad hacia el tema de la religión como factor de política exterior.

Los representantes religiosos son quizá incluso actualmente los mayores actores transnacionales.

Pater Nikodemus

A primera vista es sorprendente que la política exterior se ocupe de la religión...
Desde los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, el tema de la religión ha pasado al foco de atención, si bien con el contenido “la religión como detonante de conflictos”. Más tarde, la religión fue tematizada a partir de las víctimas, por ejemplo, de los yazidíes, rohinyás y cristianos de Oriente Próximo perseguidos, el antisemitismo y la islamofobia. Durante mucho tiempo, los términos "religión" y "problema" se mencionaron simultáneamente. El grupo de trabajo "Responsabilidad de las religiones por la paz" puso de relieve el gran potencial de paz de las religiones. El objetivo era y es tomar en serio a los actores religiosos como interlocutores en la educación para la paz, la mediación y los medios de comunicación. Actualmente nos hallamos un paso más allá: el ministerio busca el diálogo con los representantes religiosos sobre todo en relación con temas socialmente importantes relacionados con el futuro común de la humanidad y de nuestro planeta, porque los representantes religiosos son importantes multiplicadores.

¿Por qué son los actores religiosos interlocutores tan importantes?
En Alemania, la religión es vista de manera bastante crítica. A nivel mundial es diferente: el 84% de la población mundial pertenece a una religión. En muchos países, la gente confía más en los representantes religiosos que en los políticos. En Zimbabue, por ejemplo, solo una de cada cinco personas dice que confía en la política. La Iglesia, por el contrario, goza de gran confianza entre la población cristiana. Los representantes religiosos son quizá incluso actualmente los mayores actores transnacionales. La religión no se detiene en las fronteras nacionales.

El Ministerio Federal de Relaciones Exteriores de Alemania apoya los preparativos para la conferencia mundial de la organización "Religiones por la Paz" en Lindau. ¿Qué espera de la conferencia? 
Ya la conferencia en sí es un importante hecho. Más de 900 representantes religiosos de más de 100 países se reunirán en Lindau del 19 al 23 de agosto. Aproximadamente un tercio de los invitados son mujeres y jóvenes creyentes, que se interrelacionaron ya en red en una conferencia anterior preparatoria, pero también hablarán en las mesas redondas: su voz será muy escuchada. Las mujeres y los jóvenes tienen una visión diferente del mundo y de la religión, pero a menudo son marginados en los debates. Hay mucho para hacer en ese sentido.

El padre Dr. Nikodemus Schnabel, nacido en 1978, proviene de una familia de artistas y entró en contacto con diferentes culturas y religiones ya a temprana edad. Nació en Stuttgart, estudió en Fulda, Jerusalén, Múnich, Münster y Viena. En 2003 entró en la Abadía de la Dormición, en Sion, Jerusalén, una abadía benedictina de habla alemana, de la que fue monje superior de 2016 a 2018.

www.dormitio.net

www.religionsforpeace.org

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania?
Suscríbase aquí al boletín informativo