Por toda Europa con Erasmus

Actitud abierta, autoestima, conocimientos de idiomas: ¿qué otros beneficios aporta un intercambio Erasmus? Participantes informan.

Conocer gente nueva es fácil con Erasmus.
Conocer gente nueva es fácil con Erasmus. Prostock-studio - stock.adobe.com

Lengua, música y mucha(s) historia(s)

El estudiante de Historia Jonas Czaika ha aprovechado varias ofertas de Erasmus: pasó dos semestres en Aix-en-Provence y dos meses de prácticas en Chipre. Se benefició tanto de la experiencia estudiantil como de la profesional, y aún hoy aprovecha su estancia: "Me reúno tres veces por semana con una mujer siria que conocí en Francia para hacer un tándem lingüístico alemán-árabe", cuenta Czaika. Su consejo básico es: "Hay que tener una actitud abierta: en Aix-en-Provence, una vez estaba dando un paseo nocturno por la ciudad y de repente escuché música de una pequeña orquesta de aficionados. Entonces me permitieron unirme a ellos durante los siguientes seis meses con mi clarinete".

Jonas Czaika
Jonas Czaika privat

Aprovecha todas las ofertas

Una vez no es suficiente, pensó Janina Bau: "Cuando era alumna, pasé una semana en Hungría y otra en Francia con el proyecto 'Fit for Work in Europe'. Eso le gustó: tras su año de au pair, cursó Estudios Europeos en la Universidad de Passau. De allí se fue a Suecia con Erasmus. "Durante ese año me di cuenta de lo que realmente quería hacer", relata Bau. Gracias a rondas de debate en Suecia, este verano va a empezar un máster en Ciencias Políticas, también en el extranjero, por supuesto, en Amberes. Dice que los numerosos contactos le han hecho una persona más abierta y resistente al estrés: "El otro día un amigo llegó 40 minutos tarde y se sorprendió de que no me enfadara".

Janina Bau
Janina Bau privat

Desde el punto más meridional de Europa hasta Alemania

Chrysoula Perathoraki es originario de pequeña isla de Gavdos, cerca de Creta. "Asistí allí a una escuela germano-griega y ahora estoy estudiando alemán en Würzburg. El alemán siempre me ha interesado". Vino a Weimar durante una semana en el marco de un proyecto del Goethe-Institut. Emocionada por la experiencia, Perathoraki regresó inicialmente a Alemania para cursar un semestre, "y me quedé aquí", dice riendo. Mientras tanto, trabaja en la oficina de Erasmus de la universidad y también se ha involucrado en "Europa macht Schule". Como parte del proyecto, tuvo la oportunidad de presentarlo a alumnos de su país de origen. "La mayoría de ellos tenían antecedentes de migración y hacían muchas preguntas. Fue una forma de intercambio muy bonita", cuenta. Para ella, algo es segura: "Me gustaría quedarme en Europa, no importa en qué país".

Chrysoula Perathoraki
Chrysoula Perathoraki privat

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.