Encuentros de pareja

Samira y Sohal, de Berlín, hablan en una entrevista sobre su camino juntos, las diferencias culturales y el matrimonio para todos.

Samira y Sohal
Samira y Sohal privat

Hola Samira, hola Sohal, ustedes ya son pareja desde hace casi nueve años. ¿Cómo se conocieron?
Samira:
Ambos estudiábamos en la universidad de Hannover y, por eso, nos conocíamos de vista. Habíamos reclamado cada uno de forma independiente ante la comunidad queer de Hannover criticando que no era lo suficientemente diversa para nosotros en ese momento. Así fue como nos pusimos a conversar, nos hicimos amigos y finalmente pareja.

Sohal: Como PoC ("Person of Color") no me sentía representada en la comunidad queer de Hannover; los estereotipos queer también dominaban las películas y las series. Eché de menos la interseccionalidad, la comprensión de que una comunidad queer no es sólo blanca y privilegiada.

¿Ha mejorado la situación en los últimos años? 
Samira:
Hay más representación, pero eso también es una cuestión generacional. La Generación Z está abordando de forma más agresiva el tema del género, la orientación sexual y la identidad. En las redes sociales, muchos pueden crear sus propias comunidades y llegar a ellas; más personas pueden hacerse visibles e incluso portavoz. Ya no hay una única imagen de la mujer lesbiana, sino un espectro mucho más amplio. También nos llamamos "queer" porque eso incluye un montón de actitudes e identidades interseccionales.

Sohal: Creo que todavía se puede mejorar la representación, tanto en el panorama mediático como en el político. Todavía tenemos que realizar muchas actividades de esclarecimiento, sea en el trabajo o en la familia.

¿Han tenido experiencias diferentes?
Sohal:
Sí. Mis padres son de Afganistán, de un entorno conservador y fuertemente dominado por la heterosexualidad. Mi hermano, que es siete años menor, también es homosexual. Nos faltaban modelos de conducta, pero tuvimos la suerte de emprender juntos el camino hacia nuestra identidad. Pudimos llevar a nuestra familia con nosotros en ese viaje, aunque todavía tenemos que dar muchas explicaciones sobre nuestros proyectos de vida.

Samira: Después de que mi padre y mi madre se separaran, crecí en una pequeña ciudad bávara en el seno de una familia arco iris. Como mi madre y su pareja vivían su relación abiertamente, me socializaron de forma muy diferente a Sohal. En el círculo de familiares y conocidos había una gran aceptación hacia las relaciones entre personas del mismo sexo. Sin embargo, también fui testigo de la hostilidad entre mi madre y su pareja.

El matrimonio para todos simplemente tiene también muchos beneficios legales

Sohal sobre su matrimonio con Samira

En 2017, Alemania votó a favor de hacer posible el matrimonio a las parejas del mismo sexo, lo que se conoce como matrimonio para todos. ¿Qué significa eso para ustedes?
Samira:
Es un poco ambivalente para nosotros. Por un lado, fue un paso histórico importante que nos conmovió mucho. Por otro lado, también puedo entender a los que dicen: no soy dependiente de una estructura de vida que me fue negada durante décadas.

Sohal: Antes del matrimonio para todos, se dio la situación de que iba a la sala de urgencias de un hospital y Samira no podía venir a visitarme. El matrimonio para todos simplemente tiene muchos beneficios legales. Y para ambos, nuestra boda del año pasado fue también una fuerte señal de nuestra unión.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.