“No aprendimos nada”

La Bauhaus también es sinónimo de igualdad: Algunas mujeres han hecho carreras extraordinarias, otras han tenido vidas dramáticas.

Bauhaus mujeres en acción - una foto de Katt Both
Bauhaus mujeres en acción - una foto de Katt Both Privatbesitz Nachlass Katt Both

"No aprendimos nada, sólo fortalecimos nuestro carácter", dijo la arquitecta Katt Both sobre su época en la Bauhaus de Dessau. Un elevado número de alumnas - hasta un tercio - estudiaron arte, diseño y arquitectura en la Bauhaus. A diferencia de lo que ocurre en las universidades, aquí no se exigía ningún certificado de estudios. Y el director fundador Walter Gropius había prometido un trato igualitario de los sexos. La igualdad absoluta nunca ha existido. Sin embargo, algunas mujeres de la Bauhaus pudieron establecerse en los dominios masculinos de la arquitectura y el diseño en esa época y tener biografías extraordinarias.

La jarra de extracto de té de Marianne Brandt
La jarra de extracto de té de Marianne Brandt dpa-Zentralbild

“La mejor y más genial”.

La artista y diseñadora de metal Marianne Brandt, por ejemplo, que como estudiante diseñó uno de los iconos de la Bauhaus en 1924 con su jarra de extractos de té hecha de latón y ébano, se hizo cargo de la dirección del taller de metal en 1928. Aquí, junto con Hin Bredendieck, diseñó luminarias para la producción en serie y organizó la cooperación con empresas de las que se benefició toda la Bauhaus. Para su profesor László Moholy-Nagy fue la mejor y más brillante alumna. No es de extrañar que Walter Gropius la contratara en 1929 para equipar la urbanización Dammerstock en Karlsruhe.

Perpetuado en los dibujos de niños

La austríaca Friedl Dicker-Brandeis, que había seguido al maestro de la Bauhaus Johannes Itten a Weimar, había estudiado en la clase de textiles, imprenta y encuadernación. En 1923 dirigió el "Werkstätten Bildender Kunst" junto con Franz Singer. En esta exitosa colaboración, se aprovecharon al máximo los diversos talentos de Dicker como diseñador de interiores, pintor, artista gráfico y arquitecto. Dicker y Singer desarrollaron innovadores muebles para el hogar con muebles delicados y versátiles. En 1942 Friedl Dicker-Brandeis fue deportada a Theresienstadt. Sus lecciones de dibujo y diseño, con las que dio fuerza a los niños del gueto, se han conservado hasta la fecha en más de 5.000 dibujos infantiles. Friedl Dicker fue asesinada en Auschwitz en 1944.

Katt Both en la silla Wassily
Katt Both en la silla Wassily Privatbesitz Nachlass Katt Both

La primera arquitecta

Katt Both también pudo aprovechar la estrecha red que la vanguardia estableció en la Bauhaus para su ingreso en la carrera. Después de sus estudios en Dessau, trabajó en el estudio de arquitectura de los hermanos Luckhardt en Berlín y finalmente fue contratada en marzo de 1929 por Otto Haesler en Celle como la primera mujer arquitecta. Participó en todos los proyectos de construcción más importantes de la oficina.

La “Nómada de la Arquitectura”

La mayoría de las biografías de las mujeres de la Bauhaus sufrieron una profunda ruptura debido al nacionalsocialismo y la prohibición de empleo a partir de 1933. Después de 1945, solo unos pocos pudieron reanudar sus carreras iniciada en la década de 1920. Una de ellas fue la arquitecta y urbanista Lotte Stam-Beese. Participó en los planes de reconstrucción de Rotterdam. En 1929 había interrumpido sus estudios en la Bauhaus y comenzó a moverse por Europa como una "nómada arquitectónica", siempre buscando trabajo como diseñadora. Ella quería ser autodeterminada e independiente como una madre joven. En 1932 siguió a las brigadas de construcción alemanas alrededor de Hannes Meyer y Ernst May hasta Ucrania, donde conoció al arquitecto holandés Mart Stam. En 1940 ambos dejaron la URSS y Lotte Stam-Beese se graduó a la edad de 41 años en Ámsterdam y comenzó su carrera como urbanista.

© www.deutschland.de

Newsletter #UpdateGermany: ¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí al boletín informative