¿Solucionado el problema del diésel?

El grupo tecnológico alemán Bosch presentó una innovadora tecnología.

Gran avance: nueva tecnología Bosch resuelve el problema del diésel con los óxidos de nitrógeno
Nueva tecnología resuelve el problema del diésel con los óxidos de nitrógeno Bosch

Alemania. “El diésel tiene futuro. Hoy queremos terminar definitivamente con el debate acerca del fin del diésel”. Con esas palabras anunció el Dr. Volkmar Denner, CEO de la empresa Robert Bosch, un avance decisivo en la técnica de los motores diésel. El anuncio lo realizó durante la presentación de los balances financieros de la empresa. La nueva tecnología de Bosch puede apoyar a los fabricantes de automóviles a reducir tan drásticamente las emisiones de óxidos de nitrógeno que los motores ya pueden cumplir hoy con los valores límite del futuro. La tecnología presentada por Bosch reduce con valores récord y en condiciones de funcionamiento real (Real Driving Emissions, RDE) las emisiones a niveles menores a los valores límite actuales y también los que regirán a partir de 2020. Lo más sensacional: los desarrolladores de Bosch afinaron tecnologías ya existentes, por lo que no son necesarios componentes complementarios, que harían aumentar los costos. “Corrimos los límites de lo técnicamente posible. Con la nueva tecnología de Bosch, el diésel se transforma en un motor de bajas emisiones y sigue siendo pagable”, dice Denner.

Valor récord: 13 miligramos de óxido de nitrógeno por kilómetro en funcionamiento real

La legislación de la UE exige desde 2017 que los automóviles nuevos emitan como máximo –en un mix de viajes en ciudad, carretera y autopista– 168 miligramos de óxidos de nitrógeno por kilómetro y, a partir de 2020, un máximo de 120 miligramos. La tecnología de Bosch ayuda a reducir ya hoy las emisiones al valor récord de 13 miligramos por kilómetro en condiciones de conformidad con la norma RDE: poco más de un décimo del valor límite que entrará en vigor en 2020. Posible lo hace una ingeniosa tecnología de inyección, un nuevo sistema de aire y una gestión inteligente de la temperatura. Bosch lo demostró en una gran prueba con periodistas: docenas de periodistas del motor de todo el mundo realizaron con vehículos de prueba equipados con sistemas móviles de medición un ambicioso viaje a través del tráfico urbano de Stuttgart. Como la nueva tecnología no modifica esencialmente el consumo, el diésel conserva así sus ventajas en cuanto a emisiones de CO2 y de consumo, y con ello, de protección del clima. La nueva tecnología diésel de Bosch se basa en componentes ya a disposición en el mercado. Está de inmediato a disposición de los clientes y puede ser implementado en el desarrollo de vehículos de serie. 

Fuente: Bosch