Así funciona el sistema fiscal alemán

El sistema fiscal alemán intenta repartir las cargas de manera justa. Este principio es particularmente evidente en el impuesto sobre la renta.

Impuesto sobre la renta: ¿Qué salario neto queda del salario bruto?
Impuesto sobre la renta: ¿Qué salario neto queda del salario bruto? mediaphotos/Getty Images

En Alemania existen diferentes tipos de impuestos, como el impuesto sobre la renta, sobre las actividades comerciales o sobre las ventas. Son las fuentes de ingresos más importantes para el Estado, con la que financia gastos para el bien común, como la seguridad social, la educación, la sanidad o las infraestructuras de transporte. El sistema fiscal alemán se basa en la capacidad individual del contribuyente, la transparencia y la equidad.

Capacidad individual del contribuyente

Si al capacidad de las personas físicas se mide en términos de rentas, esto significa en primer lugar que, a igual renta, igual carga fiscal. Y a diferentes ingresos, diferentes niveles tributarios. Por consiguiente, las rentas más bajas solo se gravan con impuestos bajos, y las de los asalariados más altos, con impuestos más altos.

Los individuos solo pagan aquellos impuestos que están en condiciones de pagar. Por lo tanto, existe un mínimo no imponible: solo pagan impuestos sobre la renta aquellos que ganan más de 9.168 euros al año. Tampoco se puede gravar el mínimo no imponible de niños. El Estado concede a los padres una desgravación fiscal de 7.620 euros anuales para cada hijo.

Equidad

Del principio de igualdad, los contribuyentes deben poder deducir que el tipo y el monto de los impuestos son justos. Esto puede significar en el mejor de los casos que aceptan y pagan sus impuestos.

Transparencia

Las leyes, los reglamentos y la administración deben ser comprensibles para todos.

Impuesto sobre la renta para (casi) todos

Todos los que perciben ingresos en Alemania deben dar al Estado una parte a partir de la suma de 9.168 euros al año. Esto asegura que cada uno contribuya a la comunidad. Los empleados deben pagar el impuesto sobre la renta al igual que los pensionistas o los trabajadores autónomos.

Tipos impositivos con escalas

En el caso del impuesto sobre la renta, la tributación en función de la capacidad individual se asegura mediante una "escala fiscal lineal progresiva". Esto significa que los diferentes niveles de la escala de impuestos tienen diferentes tipos impositivos: cuanto más altos son los ingresos, más alto es el tipo impositivo porcentual.

Sueldo bruto y neto

A los empleados se les descuenta el impuesto sobre la renta directamente de su nómina (impuesto sobre el salario), lo cual se computa a cuenta del impuesto sobre la renta. Los empleados son clasificados en categorías tributarias según la situación individual de cada contribuyente. Por ejemplo, si es soltero o casado con familia, ya se tiene en cuenta en el impuesto sobre el salario.

El empleador deduce del salario bruto el impuesto sobre el salario y las cotizaciones a la seguridad social y los transfiere a la agencia tributaria antes de desembolsar el salario neto a sus empleados. Al final del año, los contribuyentes pueden presentar una declaración de impuestos a la agencia tributaria y, es su caso, se les reembolsarán los impuestos pagados en exceso.

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí al boletín informative