10 preguntas sobre el cambio energético

Y las respuestas más importantes: cómo Alemania abandonará la energía atómica e impulsará la expansión de las energías renovables.

Deutschland.de

¿Cómo funciona exactamente el cambio energético?

Fuentes de energía alternativa sustituirán a las centrales atómicas, que serán clausuradas sucesivamente hasta el año 2022. El orden de cierre se determina por el cálculo de riesgo de cada planta nuclear y su importancia para la red eléctrica. La Agencia Federal de Redes analiza todavía si es necesario que una central atómica quede por algún tiempo como “reserva fría”. Como compensación por la pérdida de ingresos, los operadores de centrales nucleares son liberados de las contribuciones al “Fondo Energético y Climático”. Para neutralizar esa pérdida a partir del 2012 serán destinados al fondo todos los ingresos derivados del remate de certificados de emisión. El fondo fomenta la investigación de las energías renovables y las tecnologías de almacenamiento de energía y redes, la electromovilidad y la eficiencia energética. Además indemniza a las industrias de alto consumo de corriente y apoya iniciativas de protección climática en países en desarrollo, emergentes y en transformación, por ejemplo en Europa Central y Oriental.

¿Qué exigencias plantea el cambio energético a la infraestructura?

Con la supresión de la energía atómica, las restantes energías deben ser interconectadas en red en forma particularmente eficiente. Para ello es imprescindible ampliar las redes eléctricas. El cierre de las centrales nucleares afectará sobre todo a Estados federados del sur de Alemania (Baden-Wurtemberg, Baviera, Hesse). Por ello es muy importante que la energía eólica generada en el norte sea transportada al sur con las menores pérdidas posibles. Las esperanzas están depositadas en el transporte en forma de corriente continua de alta tensión. Para asegurar la transparencia en la ampliación de la red eléctrica, la Agencia Federal de Redes ha recogido propuestas de los ciudadanos. El Ministerio Federal de Economía fomenta la investigación sobre redes inteligentes (“smart grids”), que equilibran las oscilaciones en la generación de corriente de energías renovables y reaccionan flexiblemente al consumo. El objetivo es pasar de la “generación eléctrica orientada al consumo” al “consumo optimizado de acuerdo con la generación”.

¿Qué energías sustituyen a la energía nuclear?

El gran objetivo es lograr un alto porcentaje de energías renovables. Para ello se emplearán como “tecnología puente” plantas de combustibles fósiles muy eficientes. La eficiencia de las plantas carboeléctricas alemanas es ya hoy de las más altas del mundo. Además, Alemania lidera en el desarrollo de centrales combinadas de gas y vapor de baja emisión. No obstante, el Gobierno alemán apuesta sobre todo por las energías renovables: se prevé que su participación en el consumo de energía final (corriente, calor, carburantes) ascienda al 30 por ciento hasta el año 2030, al 45 por ciento hasta el 2040 y al 60 por ciento hasta el 2050. El papel central lo desempeña la energía eólica: su generación off shore tiene aún un gran potencial. También se planean medidas para mejorar la integración en red de la energía fotovoltaica, ya considerablemente ampliada. Mientras que tanto la participación de la bioenergía y la geotermia aún pueden ser expandidas, el potencial de la energía hidráulica en Alemania está prácticamente agotado.

¿Qué innovaciones de Alemania en el sector de las energías renovables están a un paso de alcanzar su madurez?

Del desarrollo de células solares orgánicas muy eficientes hasta nuevos procedimientos de exploración en la geotermia: el Ministerio Federal de Investigación fomenta fuertemente las innovaciones en el sector de energías renovables. También el Ministerio de Medio Ambiente apoya numerosos proyectos. La empresa GE Wind Energy, por ejemplo, pudo así probar exitosamente junto con instituciones alemanas de investigación nuevas ideas para aerogeneradores más silenciosos. La reducción del ruido hace aumentar la aceptación de los aerogeneradores entre la población. Investigadores del Centro de Investigación sobre Energía Solar e Hidrógeno Baden Wurtemberg presentaron en 2010 células solares de lámina delgada con una eficiencia récord mundial del 20,3 por ciento. Bajo la dirección del Instituto de Construcción de la Universidad de Stuttgart fue desarrollado un sistema de colectores solares para fachadas de vidrio que no solo transforma muy eficientemente la luz solar en calor, sino que también protege contra el sol y posibilita el redireccionamiento de la luz diurna.

¿Cómo invierte Alemania en energías alternativas?

A pesar de la crisis económica y financiera mundial, en Alemania, las inversiones en energías renovables aumentaron un 30 por ciento en 2010 con respecto al año anterior. Con casi 27.000 millones de euros se alcanzó un nuevo récord. El Gobierno alemán parte de que un 90 por ciento de esa suma se logró gracias a la Ley de Energías Renovables (EEG). La reforma de la EEG realizada en el marco del cambio energético prevé un fomento complementario de las energías alternativas. Parques eólicos off shore son apoyados con un programa de créditos más de 5000 millones de euros. El pago por corriente de fuentes geotérmicas será aumentado considerablemente, para incrementar el atractivo de esa prometedora tecnología. El Gobierno alemán pone a disposición de 2011 a 2014 hasta 3500 millones de euros para la investigación y el desarrollo de tecnologías energéticas modernas.

¿Qué posibilidades económicas ofrece el cambio energético?

El sector de las energías renovables da empleo en Alemania ya hoy a casi 370.000 personas. El Ministerio Federal de Medio Ambiente estima que hasta el 2030 pueden llegar a ser medio millón. Claudia Kemfert, experta en energía del Instituto Alemán de Investigación Económica (DIW) ve además grandes posibilidades de crecimiento en sectores de protección ambiental como el procesamiento de residuos, el reciclaje y el tratamiento de agua. El cambio energético puede generar, según Kemfert, un millón de nuevos puestos de trabajo. Empresas alemanas del sector de las energías renovables son líderes a nivel internacional. También gracias a la exportación de equipos y componentes, su facturación pasó de 8600 millones de euros en el año 2005 a 25.300 millones en 2010. El cambio energético hará seguramente crecer aún más al sector.

¿Qué sucede con las plantas atómicas luego de ser clausuradas?

Son desmontadas. Todos los elementos combustibles van primero a un depósito provisional cercano. Luego serán transportados a un depósito definitivo. Para el desmontaje de una planta atómica despojada mayormente de sus componentes radiactivos existen dos posibilidades: el desmantelamiento inmediato o un aislamiento seguro con desmontaje posterior. El desmantelamiento de una planta atómica se realiza de afuera adentro: de los tubos a la vasija del reactor. Luego de su desmantelamiento, las partes vacías del edificio son limpiadas. Si la radiación ya no constituye peligro alguno, se derriba el edificio y recultiva el terreno, siendo el objetivo restablecer su estado original natural. Ello ya fue logrado en Alemania varias veces, por ejemplo en el caso de la planta atómica de Niederaichbach, clausurada en 1974, y en Kahl, la primera planta nuclear experimental alemana.

¿Comprará Alemania en el futuro más energía atómica en el exterior?

Después que Alemania clausurara siete plantas atómicas como reacción a la catástrofe de Fuku­shima, la importación de energía atómica aumentó. Pero ello no es una opción real para el Gobierno alemán. Más teniendo en cuenta que el abastecimiento de corriente está asegurado también sin las centrales atómicas cerradas. En el comercio internacional de corriente, los volúmenes de exportación e importación normalmente oscilan. En caso de fuertes vientos, Alemania se transforma ya hoy rápidamente en país exportador… y la energía eólica será ampliada considerablemente en los próximos años. La generación de corriente en plantas modernas de combustibles fósiles y sobre todo de energías renovables será impulsada consecuentemente para reducir la dependencia de las importaciones. Para el Gobierno alemán, la corriente de energías renovables gozará de clara prioridad en el futuro también en el comercio de energía.

¿Cómo aumentar más la eficiencia energética?

Aún se pierde innecesariamente demasiada energía. El 40 por ciento de la energía se consume en Alemania en las viviendas. Ello debe cambiar: la demanda de calor de los edificios se reducirá en un 20 por ciento hasta el año 2020. La casa neutral en emisiones de carbono se transformará en estándar: se aspira a que en el 2050, toda la energía consumida en edificios provenga de fuentes renovables. Para ello, el Gobierno alemán fomenta con un nuevo Fondo de Eficiencia Energética las correspondientes medidas, tales como la modernización energética de los edificios y los controles energéticos y de ahorro de corriente en viviendas. Quien reduce el consumo energético en su casa, recibe apoyo estatal. También la nueva “Iniciativa de Fomento del Almacenamiento de Energía”, dotada en un principio con 200 millones de euros, se centra en la eficiencia: entre otras cosas, fortalece la investigación básica, para impedir pérdidas evitables en el circuito energético.

¿Cómo apoya Alemania la energía renovable a nivel internacional?

Alemania apuesta por la cooperación internacional. Un destacado ejemplo es la Asociación Energética UE-África, creada mayormente en 2007 bajo la Presidencia alemana. En 2010 se acordó posibilitar a otros 100 millones de seres humanos en África el acceso a las energías renovables. El Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo y la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) son miembros fundadores de la “Alianza Global para Hornos Limpios”, fomentando así un uso de madera de bajo impacto ambiental y la utilización de fuentes alternativas de energía, como el biogás. Alemania apoya además el Plan Solar Mediterráneo y la iniciativa de electricidad del desierto Desertec. La energía es uno de los temas centrales de la política exterior alemana, también por su importancia para el cambio climático: Alemania abogó en julio de 2011 durante su Presidencia porque el Consejo de Seguridad de la ONU reconociera el cambio climático como un riesgo de seguridad.