Zumba, abeja, zumba

El Día Mundial de la Abeja fue proclamado por la ONU para ayudar a estos insectos en peligro de extinción. Aquí puedes leer de qué forma contribuye Alemania.

La Humanidad depende de ellas: la abeja melífera.
La Humanidad depende de ellas: la abeja melífera. Dave Massey - stock.adobe.com

„Summ, summ, summ, Bienchen summ herum“ (zumba, abeja, zumba) es una canción que todos los niños alemanes conocen. En 1845, August Heinrich Hoffmann von Fallersleben escribió la letra sobre la melodía de una canción popular. Su texto "ei, wir tun dir nichts zuleide" (no te hacemos ningún daño), ha resultado ser con el tiempo una falsa promesa. Porque las abejas, como tantos otros insectos, la están pasando mal. Y la culpa es de los humanos. La destrucción de su hábitat, pero sobre todo los insecticidas en la agricultura, amenazan la existencia de las abejas.

El 20 de mayo es el Día Mundial de la Abeja

Por eso, en 2018, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 20 de mayo como el Día Mundial de la Abeja. De este modo, comunidad mundial subraya la urgencia de proteger las poblaciones de abejas del mundo. Al fin y al cabo, estos insectos no sólo son fascinantes por su formación de colonias, son valorados por su miel o como modelos de tecnología de futuro con su construcción de panales. Tres cuartas partes de todas las plantas alimenticias de la Tierra y, por ende, el suministro de alimentos para la humanidad, dependen de la polinización, principalmente de las abejas, para su fructificación y reproducción.

Versión robusta de una abeja salvaje: abejorro polinizador.
Versión robusta de una abeja salvaje: abejorro polinizador. bryana - stock.adobe.com

BeesUp ayuda a expertos en abejas silvestres

Además de la abeja melífera occidental domesticada y sus aproximadamente 25 subespecies, en Alemania viven más de 560 especies diferentes de abejas salvajes, incluidos los abejorros. Su protección es una empresa extremadamente difícil debido a las diferentes exigencias de sus hábitats, ya que sólo muy pocos especialistas los conocen lo suficiente. Por ello, la Agencia Alemana para la Conservación de la Naturaleza también financia el proyecto BeesUp. Se trata de una aplicación que intenta poner los conocimientos de los escasos expertos al alcance de muchos conservacionistas. La app podrá identificar 300 especies de abejas silvestres y recopilar los requisitos de zonas, plantas alimenticias y requisitos de anidación necesarios para su supervivencia y aplicarlos a las condiciones locales

La inteligencia artificial ayuda a app de identificación

El proyecto también desarrollará una aplicación de identificación interactiva independiente para uso del público en general. El desarrollo de la función de reconocimiento requiere varios cientos de fotos por especie de abeja silvestre para entrenar las redes neuronales artificiales, que son proporcionadas por los escasos expertos en abejas silvestres de Alemania.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.