Cómo responde Alemania a las crisis

En red, rápido, las veinticuatro horas del día: Frank Hartmann, jefe del Centro de Respuesta a las Crisis del Ministerio Federal de Asuntos Exteriores, explica cómo trabajan él y su equipo.

Frank Hartmann dirige el equipo del Centro de Respuesta a la Crisis.
Frank Hartmann dirige el equipo del Centro de Respuesta a la Crisis. picture alliance/dpa

En el nivel subsuelo del Ministerio alemán de Asuntos Exteriores de Berlín, tras la puerta de una cámara acorazada - el Reichsbank tenía antes aquí su sede -, nueve relojes de pared muestran la hora mundial actual en todo el mundo, desde Washington a Moscú, desde Berlín a Bagdad, desde Damasco a Manila. El tiempo es esencial en el Centro de Respuesta a la Crisis del Ministerio Federal de Asuntos Exteriores. Ya sea una catástrofe natural, un accidente de avión o una pandemia mundial, en cuanto ocurre algo en el mundo que también puede poner en peligro a alemanes, el personal del Ministerio Federal de Asuntos Exteriores entra en acción desde aquí. Frank Hartmann, que es el Encargado de Crisis del Ministerio alemán de Asuntos Exteriores y dirige el Centro de Respuesta a la Crisis, nos cuenta en una entrevista las prioridades.

Señor Hartmann, ¿cuáles son las tareas del Centro de Respuesta a la Crisis del Ministerio Federal de Asuntos Exteriores?
Nuestra principal tarea es ayudar a ciudadanos alemanes en crisis en cualquier parte del mundo. Somos responsables del asesoramiento en materia de viajes y seguridad y dirigimos la unidad de crisis del Gobierno Federal sobre situaciones en el extranjero. Además, actualmente estamos representados en el equipo de crisis del coronavirus/COVID-19 del Ministerio Federal del Interior y del Ministerio Federal de Sanidad. Un total de aprox.  40 personas trabajan en el Centro de Respuesta a la Crisis, entre ellos colegas permanentes del Ministerio Federal de Asuntos Exteriores y varios funcionarios de enlace de otros ministerios y departamentos federales.

¿Puede guiarnos por una visita virtual al Centro de Respuesta a la Crisis?
En caso de crisis aguda, los operadores de crisis se reúnen en nuestro centro de operaciones de la unidad de crisis. Por ejemplo, si en una crisis grave en casos extremos es necesaria una evacuación, nos comunicamos con el Ministerio Federal de Defensa, la Bundeswehr, las compañías aéreas o incluso con la Oficina Federal de Policía Criminal. También está el Centro de Situación, una unidad más pequeña pero importante que funciona las veinticuatro horas del día y siete días a la semana, y que es responsable de toda la comunicación en caso de crisis del Ministerio Federal de Asuntos Exteriores. Y finalmente está la Célula de Crisis, una sala protegida contra escuchas donde se reúne el personal de la Célula de Crisis del Gobierno Federal, que yo dirijo.

Por eso, cuando tenemos situaciones de crisis agudas, como en el pasado en Malí, Venezuela o actualmente en Myanmar, nos reunimos allí con representantes de todas las autoridades y nos ponemos en contacto con la Embajada o los respectivos socios en el respectivo país para hacernos una idea de la situación y asesorar sobre el apoyo que podemos prestar.

¿Quiénes son estos socios?
En situaciones de crisis en el extranjero, el primer punto de contacto es, por supuesto, la representación diplomática alemana en el extranjero, es decir, la embajada. Juntos tratamos de aclarar la situación: ¿Cuántos alemanes hay ahora mismo, por ejemplo, en Myanmar? ¿Cuántas personas quieren abandonar el país? ¿Hay que hacer recomendaciones especiales de salida del país? Para ello, en función de la situación, estamos en contacto con todos los actores locales importantes. Por ejemplo, en el caso de países de la cooperación para el desarrollo, también con el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo, la GIZ y otras organizaciones locales.

¿Cuáles son sus tareas en la pandemia del coronavirus?
Nuestra labor aquí se ha desarrollado de muchas maneras diferentes en el último año. Por un lado, hemos coordinado la gran operación de repatriación de marzo de 2020, en la que 240.000 turistas alemanes de 60 países fueron devueltos a Alemania, incluyendo 7500 personas de otros países europeos y 3500 personas de terceros países. En segundo lugar, emitimos una advertencia de viaje a nivel mundial. A esto le siguió la fase 2: mantener la operatividad de las misiones alemanas en el extranjero mediante vuelos de rotación y de abastecimiento. En tercer lugar, participamos activamente en la gestión de crisis nacionales. Represento al Ministerio Federal de Asuntos Exteriores en el equipo de crisis del Ministerio Federal del Interior y del Ministerio Federal de Sanidad. Entre otras cosas, ayudamos a designar zonas de riesgo. Una tarea nueva muy reciente es el apoyo logístico para la vacunación del personal destacado en misiones extranjeras en regiones en crisis.

¿De dónde recibe información?
Los socios más importantes son de nuevo aquí las misiones diplomáticas en el extranjero, especialmente cuando se trata de estimar zonas de riesgo. Las misiones nos proporcionan evaluaciones, por ejemplo, sobre el equipamiento del sistema sanitario del país respectivo, la fiabilidad de los datos y la evolución general de la pandemia. Estas valoraciones se incorporan a la evaluación conjunta del área de riesgo con el Ministerio Federal de Sanidad BMG, el Ministerio Federal del Interior BMI y el Robert Koch-Institut RKI.

¿Cómo es la cooperación internacional?
Cooperamos con todos los centros de respuesta a la crisis de muchos países asociados. Intercambiamos evaluaciones de la situación de riesgo en un país. También nos coordinamos con la Unión Europea. Si, por ejemplo, no estamos tan bien posicionados en un país como quizás Francia o el Reino Unido, entonces dialogamos con ellos: ¿Cómo se evalúa la situación? ¿qué tan peligrosa es la situación? ¿Qué están haciendo ustedes para sus connacionales? También nos apoyamos mutuamente en caso de repatriaciones, como en la operación de repatriación de turistas del año pasado. También llevamos a otros europeos con nosotros. Y nuestros socios lo han hecho también por nosotros en los países donde tienen una mayor presencia. En este sentido, la cooperación internacional es muy importante en momentos de crisis. Existen procedimientos bien establecidos para la ayuda mutua.

La diplomacia necesita el contacto personal.

Usted ya ha vivido muchas crisis, ¿qué hace que la crisis del coronavirus sea singular?
Se trata de una situación de crisis crónica y global que nunca antes habíamos vivido. Por lo general tenemos que hacer frente a situaciones de crisis agudas, ya sean crisis políticas o sucesos como accidentes aéreos, que están limitados en el espacio y el tiempo. La pandemia del coronavirus, en cambio, afecta a todos. Todavía recuerdo muy claramente el “viernes negro” del 13 de marzo de 2020, cuando casi todo el tráfico aéreo internacional se colapsó de repente. Esto también puso en duda la capacidad de funcionamiento del Ministerio Federal de Asuntos Exteriores y de otras autoridades que operan a nivel internacional. Un reto increíble. ¿Cómo puede seguir funcionando nuestro sistema de misiones extranjeras, de cooperación internacional, en estas condiciones?

¿Lo han logrado?
Hemos superado la prueba de fuego. Hemos acordado una forma de operar para que las embajadas puedan seguir funcionado en países con crisis difíciles, logrando un equilibrio entre la seguridad del personal y la necesaria funcionalidad. Se ha adaptado con éxito la comunicación virtual. Sin embargo, a largo plazo seguiremos necesitando representaciones sobre el terreno. La diplomacia necesita el contacto personal.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.