“Un peligro para las democracias”

¿Qué papel desempeñan las teorías conspiranoicas en los conflictos? Una conversación con el experto Michael Butter.

Las teorías conspiranoicas dividen al mundo en buenos y malos.
Las teorías conspiranoicas dividen al mundo en buenos y malos. picture alliance / CHROMORANGE

Garantizar el acceso a una información fiable y promover la libertad de los medios de comunicación es también una de las prioridades políticas de la presidencia alemana del G7. El objetivo es ayudar a los ciudadanos a reconocer la desinformación y las teorías conspiranoicas y a contrarrestarlas activamente. Michael Butter, catedrático de Literatura Estadounidense e Historia de la Cultura de la Universidad de Tubinga, lleva años estudiando las teorías conspiranoicas. Explica cómo surgen y por qué pueden convertirse en un peligro para las democracias.

Profesor Butter, ¿por qué cree la gente en las teorías conspiranoicas?
Las conspiranoias ofrecen explicaciones, hacen que el mundo tenga más sentido. Así, todo lo que ocurre puede atribuirse a un comportamiento humano planificado. Nada ocurre por casualidad. Ese es básicamente el criterio decisivo de la visión del mundo de la teoría de la conspiración.

¿Qué personas son especialmente susceptibles a esa visión del mundo?
Por un lado, son personas que aspiran a tener interpretaciones inequívocas del mundo, que rechazan las ambigüedades. Las teorías de la conspiración dividen el mundo en buenos y malos. No hay nada en el medio. Por otro lado, susceptibles de creer en conspiranoias son también personas que sienten que sufren una pérdida de poder. Creen que se les está escapando el control a ellos, a su grupo o incluso a todo su país. Para ese grupo, las teorías de la conspiración son atractivas porque no solo les ofrecen una explicación de lo que está ocurriendo, sino que también les devuelven cierto control. Porque esas personas pueden al menos afirmar que entienden lo que está sucediendo.

¿Cuán peligrosas son las teorías conspiranoicas?
No todas las teorías conspiranoicas son peligrosas. Pero hay tres dimensiones por las que pueden llegar a ser peligrosas. Una de ellas es que pueden ser un catalizador de una radicalización que conduzca a la violencia. Las personas que creen haber descubierto un complot pueden sentir la obligación de tomar las armas y actuar contra ese complot. Lo hemos visto en Halle, Christchurch y Utøya. Entonces hieren y matan a gente.

En segundo lugar son peligrosas las teorías conspiranoicas relacionadas con la medicina. Porque cuando un conspiranoico niega el conocimiento médico acreditado, se pone en peligro a sí mismo y pone en peligro a los demás. Actualmente lo vemos en la pandemia de coronavirus.

Y en tercer lugar, las teorías conspiranoicas pueden convertirse en un peligro para las democracias si hacen tambalear la confianza en los procesos democráticos y las instituciones. En el peor de los casos, los conspiranoicos pueden incitar a la gente a actuar contra las instituciones democráticas. Lo vimos el 6 de enero de 2021 con el asalto al Capitolio en Washington.

¿Utilizan países las narrativas conspiranoicas para desestabilizar a otros Estados?
Sí. En los últimos años han tenido mucha difusión la desinformación y las noticias falsas del Kremlin en relación con los movimientos de refugiados desde 2015 y a una supuesta desintegración de Alemania. A ello se agregó luego la campaña de propaganda rusa contra Ucrania a partir de 2014 y el supuesto golpe de Estado de grupos nacionalsocialistas en Ucrania orquestado por Estados Unidos y la OTAN. En la guerra contra Ucrania, parece que incluso el círculo íntimo que rodea a Putin creía en estas teorías conspiranoicas y pensaba seriamente que serían recibidos con los brazos abiertos en Ucrania. Por supuesto, no fue así.

Michael Butter investiga desde hace más de 15 años las teorías conspiranoicas.
Michael Butter investiga desde hace más de 15 años las teorías conspiranoicas. Berthold Steinhilber

¿Por qué difunde Rusia noticias falsas y mitos en otros países?
Con ello, el Kremlin intenta dividir a la sociedad, crear confusión y generar conflictos. Su objetivo es poner en duda en la opinión pública posturas contrarias a los intereses rusos.

¿Cómo puede convencerse a los partidarios de las teorías conspiranoicas de la realidad?
Buscando el diálogo y haciendo preguntas sinceras. ¿Por qué lo ves de forma diferente a mí? ¿Por qué alguien es para ti un experto y para otra persona, no? Ello puede desencadenar un proceso de autorreflexión, aunque no necesariamente. En todo caso, es un proceso largo y agotador.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.