“Logramos dar una señal”

El Hospital Clínico de Chemnitz trató a pacientes de COVID-19 italianos. Un médico jefe relata cómo vivió esos emotivos momentos.

Despedida de amigos: un paciente italiano después de su recuperación.
Despedida de amigos: un paciente italiano después de su recuperación. Klinikum Chemnitz

“Recuerdo muy bien el día en que llegaron a nuestra clínica los dos pacientes italianos de COVID-19, un fin de semana de marzo. Telefoneamos mucho para organizar el transporte desde Tirol del Sur hasta aquí. Trasladar a dos pacientes gravemente enfermos en cuidados intensivos y que recibían respiración artificial primero en avión y luego con un vehículo de transporte de cuidados intensivos hasta Chemnitz fue todo un desafío logístico. Tampoco sabíamos cómo superarían los dos hombres el transporte y en qué condiciones llegarían a nuestro hospital.

Quisimos hacer un buen trabajo

 

Prof. Dr. Stefan Hammerschmidt, médico jefe

Somos un hospital del más alto nivel de atención y podemos proporcionar respiración artificial a hasta 80 pacientes de COVID-19 simultáneamente. Nunca proporcionamos respiración artificial a más de ocho pacientes a la vez. Por ello, nuestro director general no vaciló en aceptar que el Hospital Clínico de Chemnitz tratara a dos de los ocho pacientes de COVID-19 que el estado federado de Sajonia había acordado con Italia que iba a admitir. Afortunadamente, ya habíamos superado exitosamente la prueba de proporcionar respiración artificial a pacientes de COVID-19 y los planes de higiene estaban bien integrados en la rutina de la clínica. Antes de la llegada de los pacientes italianos controlamos nuevamente nuestro sistema de esclusas, preparamos a nuestro equipo y esperamos listos para entrar en acción. Fueron momentos de cierta tensión.

Los pacientes no estaban conscientes y recibían respiración artificial, pero su estado era estable. Se les diagnosticó una neumonía COVID-19, que había provocado un fallo respiratorio. Pero su condición mejoró rápidamente. Y cuando finalmente despertaron, fue una sensación muy liberadora. Un país amigo nos había confiado a los pacientes. ¡Queríamos hacer un buen trabajo! Nuestro trabajo fue registrado por colegas de toda Alemania.

Nos encariñamos con los pacientes italianos.

Prof. Dr. Stefan Hammerschmidt, médico jefe

Al principio pensamos que íbamos a tener problemas de comunicación cuando se despertaran, pero, por casualidad, el primer paciente que recuperó la conciencia era de Tirol del Sur y hablaba alemán como lengua materna. Más tarde nos ayudó incluso a entablar contacto en italiano con el segundo paciente, cuando este también despertó.

Tratar a dos pacientes puede parecer una gota de agua en el desierto. Pero hay que recordar la situación excepcional en Italia en marzo y el hecho de que Alemania ha admitido desde entonces a más de 250 pacientes de otros países de la UE. ¡Cada caso y cada ser humano cuentan! Recibimos apoyo de todas partes y registramos una ola de simpatía con Italia.  

Tanto el personal médico como el de enfermería se encariñarón con los pacientes italianos. En cierto modo, eso es normal cuando se cuida a pacientes durante tanto tiempo y se los saca de una profunda crisis. Pero en este caso, todos sentimos que debíamos ocuparnos especialmente de ellos. Estaban muy lejos de casa y no podían recibir visitas. El momento en que los pacientes fueron dados de alta, después de tres semanas, fue muy emotivo y casi familiar.

Me alegra que hayamos podido ayudar a los dos pacientes, no solo como efecto externo para el hospital, sino como señal para Sajonia y toda Alemania. Pudimos demostrar en un pequeño caso que los pueblos de Europa están unidos”.



Prof. Dr. Stefan Hammerschmidt
El Prof. Dr. Stefan Hammerschmidt es el médico jefe de la Clínica de Medicina Interna IV del Hospital Clínico de Chemnitz.

Anotado por: Sarah Kanning

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.