“Una señal de fuertes democracias”

Olaf Scholz, el canciller federal alemán, explica por qué es tan importante el G7 y qué espera Alemania de la cumbre de Elmau.

Olaf Scholz, canciller federal alemán
Olaf Scholz, canciller federal alemán picture alliance/dpa

Sr. canciller, ¿qué importancia tiene el Grupo de los Siete para Alemania?
El G7 es la asociación de siete democracias económicamente fuertes que se ven a sí mismas como una comunidad de valores y están comprometidas con la libertad y los derechos humanos, la democracia, el Estado de derecho y el derecho internacional. Juntas abogan por la prosperidad, la protección del clima y el desarrollo sostenible en todo el mundo. Como socios basados en valores y países industrializados líderes, los miembros del G7 tienen para el Gobierno alemán una especial responsabilidad: la responsabilidad de configurar un futuro digno para todos los seres humanos en un planeta sano en el sentido de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y el Acuerdo de París. El formato del G7 ofrece el marco informal adecuado para abordar los retos mundiales con responsabilidad conjunta.

¿Qué objetivos se ha fijado el Gobierno alemán para su presidencia del G7?
El lema de la presidencia del G7 es “Progreso para un mundo justo”. Con ese objetivo asumimos la presidencia del G7 a principios de año. Menos de dos meses después, el 24 de febrero de 2022, comenzó la guerra de agresión de Rusia contra Ucrania. Esa guerra es un punto histórico de inflexión. Y también marca un punto de inflexión en las prioridades de nuestra presidencia del G7. El unánime apoyo a Ucrania en su lucha para rechazar el ataque de Rusia es ahora un importante objetivo: financiero, humanitario y también militar. Pero el compromiso con Ucrania, muy importante, no hará que el G7 descuide su responsabilidad ante otros desafíos globales. Al contrario. Muchos de los objetivos que nos fijamos a principios de año son aún más urgentes en vista del cambio de la situación mundial. La actual pandemia de COVID-19, el cambio climático provocado por el ser humano y la transformación económica exigen respuestas conjuntas y fuertes impulsos.

La sede de la cumbre del G7: Schloss Elmau, en Baviera
La sede de la cumbre del G7: Schloss Elmau, en Baviera picture alliance/dpa

En ese contexto vale: quien quiere avanzar en las transformaciones debería cooperar con quienes defienden las transformaciones y están dispuestos a utilizar su unidad para resolver los problemas mundiales, con iniciativas y asociaciones concretas para la protección del clima, la inversión sostenible, la seguridad alimentaria en todo el mundo, la salud global y democracias resilientes. Ello incluye coordinarse en relación con el estado de la economía mundial, abocarse al tema de cadenas de suministro resilientes, mejorar la equidad de género, luchar contra la desinformación y cooperar más estrechamente en el área de la digitalización.

Indonesia, India, Sudáfrica, Senegal y Argentina invitados como socios

Olaf Scholz, canciller federal

¿Qué esperanzas deposita en la cumbre de Elmau?
Elmau debe enviar una señal conjunta de democracias fuertes conscientes de su responsabilidad global, una señal más importante que nunca en estos turbulentos tiempos. La cumbre debe subrayar la unidad y la determinación del G7 y mostrar que el G7 vive sus valores y los comparte con socios cercanos y fuertes. Además de los jefes de Estado y de Gobierno del G7, he invitado a jefes de Estado y de Gobierno de Indonesia, India, Sudáfrica, Senegal y Argentina como socios a Elmau. Se trata de democracias en Asia, África y América del Sur con las que estamos estrechamente vinculados. Además, queremos dar una respuesta contundente a la agresión rusa, tanto en términos de sanciones contra Rusia como de apoyo a Ucrania. Se hablará sobre compromisos financieros a corto y medio plazo, así como sobre el impacto global de la guerra. Sin embargo, esta cumbre del G7 no solo debe enviar una señal política de apoyo a Ucrania. Nuestra ambición es también apuntalar nuestro compromiso con más ayudas concretas.

Por ello, otro de los puntos centrales de la Cumbre del G7 será nuestro compromiso en la lucha contra la inminente crisis mundial de hambre. Con ese fin, nosotros, como presidencia del G7, hemos lanzado la "Alianza para la Seguridad Alimentaria Mundial" junto con el Banco Mundial. Y en materia de política climática y energética, estamos aprovechando nuestra presidencia para reforzar aún más al G7 en su papel de pionero de las economías climáticamente neutras. Por ello doy gran importancia a que en la Cumbre del G7 se produzcan avances importantes hacia la creación de un Club del Clima abierto y cooperativo.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.