Por qué la ciencia y la democracia se condicionan mutuamente

Sobre la libertad de la ciencia

 

Wissenschaftlerin
dpa

“La libertad tiene muchas dificultades y la democracia no es perfecta. Pero nunca tuvimos que construir un muro para retener a nuestro pueblo y evitar que se vaya”, dijo John F. Kennedy en 1963 en su famoso discurso en Berlín. La libertad (de pensar, opinar, investigar y viajar) y la democracia están íntimamente ligadas. Pero son logros extremadamente inestables que deben ser reafirmados una y otra vez. La libre adquisición de conocimientos, el debate crítico y las controversias son un fundamento esencial de la libertad de la ciencia, un derecho fundamental en Alemania y, simultáneamente, un pilar de la democracia liberal. Pero “La libertad de enseñanza no exime de la lealtad a la Constitución”, dice en el párrafo 3, artículo 5 de la Ley Fundamental. Los científicos y estudiosos deben ser conscientes de la responsabilidad que se deriva de su libertad. Los límites legales y éticos de la investigación son puestos a prueba en el contexto de los procesos y debates sociales. Simultáneamente, la posibilidad básica de poder elegir libremente los objetos de investigación es un logro del sistema político liberal que debe preservarse en aras de la diversidad y la creatividad. Precisamente esa libertad de la ciencia refuerza la capacidad innovadora de la economía y la sociedad. En la era de las “noticias falsas” y la “información falsa”, el intercambio activo y una buena comunicación científica son absolutamente esenciales. Especialmente hoy es importante fortalecer el coraje de llevar a cabo debates imparciales. Ello incluye también la aceptación del “convenir en disentir”. Porque solo a través de un discurso abierto y la discusión con quienes piensan distinto es posible hallar nuevas soluciones. La democracia pluralista y una ciencia heterogénea y libre van de la mano. Ambas exigen autodisciplina: aprender, escuchar, comprender, pensar, argumentar, extraer conclusiones, tomar decisiones. Sin embargo, la democracia y la libertad de la ciencia deben ser defendidas una y otra vez, solo así podremos hacer frente fortalecidos a los retos del futuro.

Kristina Spohr
Kristina Spohr

La Prof. Dra. Kristina Spohr es la primera titular de la Cátedra Honoraria Helmut Schmidt en el Henry A. Kissinger Center for Global Affairs de la Johns Hopkins School of Advanced International Studies, Washington, D.C. También es profesora de Historia Internacional en la London School of Economics. Sus investigaciones se centran en la historia de Alemania desde 1945. Su más reciente libro, “Post Wall, Post Square. Rebuilding the World after 1989” se publicó en el otoño de 2019.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí al boletín informativo