Por qué el periodismo independiente es tan importante para la democracia

La libertad necesita de la libertad de prensa: Basha Mika sobre el periodismo independiente como alimento de la democracia.

Redaktion Newsroom
dpa

No hay libertad sin libertad de prensa. Y sin libertad de prensa no hay democracia. Para que la democracia siga siendo fuerte, se necesita un periodismo independiente, como alimento de la sociedad libre y piedra angular de todo sistema democrático. En Alemania y en todos lados. Desde esa perspectiva, los periodistas tienen la responsabilidad social fundamental de defender los valores democráticos básicos. Ello requiere, ante todo, trabajar correctamente: orientarse por estándares profesionales y éticos, sin perder nunca de vista la veracidad, la dignidad humana, la meticulosidad y una exhaustiva información. Pero eso no agota en absoluto el compromiso con el sistema democrático. Los periodistas tienen una misión que va más allá de eso. Después de todo, producen un bien público. Por eso, no solo tienen que cuidar profesionalmente de su trabajo, sino también del estado del mundo. Y sí, también tratar de mejorarlo: luchando por la libertad, los derechos humanos, la justicia y una sociedad abierta. Los periodistas son proveedores públicos de servicios para la de­mocracia. Ello debe ser dicho y defendido una y otra vez, en voz alta y sin temor. Si no lo hacemos en Alemania, ¿dónde lo haremos? ¿Qué hay de todos esos países en los que insistir en los derechos de libertad es mortal? La libertad de prensa está amenazada en todo el mundo. Periodistas asesinados, torturados, encarcelados, perseguidos. Incluso en países de la UE aumentan los peligros para los profesionales de los medios de comunicación. Ello debe asustar a quienes desean defender la libertad como derecho humano. Los pe­riodistas no tienen por qué ser héroes. Solo deben hacer su trabajo. Describir el mundo con palabras e imágenes, analizarlo, explicarlo y comentarlo. Sin embargo, precisamente allí donde regímenes autoritarios reprimen brutalmente las aspiraciones democráticas, donde se extiende el miedo y se recurre a la autocensura, se necesita mucho más que las cualidades habituales del oficio periodístico. Se necesita idealismo. ¡Pasión! Allí, la prensa debe ser intrépida, mostrar valor y resistir. Porque el periodismo independiente es el alimento de la democracia, que debemos defender.

Bascha Mika
Bascha Mika

Bascha Mika es desde 2014 redactora jefa del periódico Frankfurter Rundschau, lo que la convierte en una de las pocas mujeres en la cúspide de un importante medio de comu­nicación alemán impreso y en línea. Bascha Mika, que nació en Polonia y se mudó a Alemania con su familia cuando era niña, fue periodista, reportera y durante once años jefa de redacción del periódico tageszeitung (taz), en Berlín. Desde 2007 es profesora honoraria en la Universidad de las Artes, Berlín.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí al boletín informativo