Encontrar la felicidad en las marismas

"Ahora sé lo que quiero estudiar": Jóvenes cuentan cómo un Año Ecológico Voluntario ha cambiado sus vidas.

 

Año Ecológico Voluntario: Aprender de la naturaleza para vivir.
Año Ecológico Voluntario: Aprender de la naturaleza para vivir. Edler von Rabenstein/stock.adobe.com
Heloise Ficara
Héloïse Ficara (22)

Como estudiante Erasmus de Francia estaba a punto de terminar mi licenciatura en Comunicación en la Universidad de Passau y quería volver a París. Por casualidad vi un anuncio del DFÖJ (año ecológico franco-alemán) en la Federación para la Conservación del Medio Ambiente y la Naturaleza (Bund für Umwelt- und Naturschutz - BUND). Decidí quedarme más tiempo en Alemania y trabajar en la protección del medio ambiente. En la oficina regional de BUND en Renania-Palatinado aprendí mucho sobre el sector agrícola, la revolución energética y la protección de las abejas silvestres. Y aprendí alemán con fluidez.

Jan Allnoch
Jan Allnoch (19)

Como no sabía lo que quería hacer después de terminar el bachillerato, me decidí por un año ecológico franco-alemán en el instituto ornitológico Neschwitz de Sajonia. Ahora sé que quiero estudiar conservación de la naturaleza y ordenación paisajística. Es una gran ventaja si ya has trabajado en la práctica antes de tu curso universitario y no empiezas a estudiar inmediatamente después del bachillerato.

Todo el mundo tiene la oportunidad y el deber de ayudar a forjar el mundo futuro.

Jontyler Hartman de los Estados Unidos después de su Año Ecológico Voluntario en Alemania
Helma Mensing
Helma Mensing (23)

Después de bachillerato con especialización en diseño de medios y comunicación, supe que no encontraría mi felicidad en esta profesión y busqué alternativas. Durante mi FÖJ en la estación Schutzstation Wattenmeer en St. Peter-Ording aprendí mucho sobre la naturaleza en el Mar de Wadden y descubrí mi interés por la ornitología. Durante las visitas guiadas aprendí a hablar delante de mucha gente.

Saskia Bohn
Saskia Bohn (18)

El voluntariado es algo que vale la pena por la experiencia de trabajar 40 horas semanales durante bastante tiempo y conocer de cerca los procesos de una empresa. Aunque pensaba que había aprendido mucho sobre el trabajo en equipo en el colegio secundario, adquirí valiosas experiencias en los proyectos de Ergo Umweltinstitut GmbH en Sajonia, especialmente en comunicación y organización.

Jontyler Hartman
Jontyler Hartman (22)

La sostenibilidad y la conciencia medioambiental no eran muy importantes en mi familia en Estados Unidos. Muchas personas no son conscientes de los efectos de su comportamiento. Beben agua de pequeñas botellas de plástico, aunque el agua del grifo es de la misma calidad, mantienen el aire acondicionado o la calefacción funcionando los 365 días del año y nunca cuestionan el origen de los alimentos en la mesa. La mayor enseñanza que me llevo de mi experiencia de FÖJ en la Agencia de Energías Renovables de Berlín es el ejercicio de la reflexión crítica. Todo el mundo tiene la oportunidad y el deber de ayudar a forjar el mundo futuro.