"Feliz de tener una tarea"

Clara Philippi trabaja en una sala de emergencias. Aquí la estudiante de medicina habla de su vida cotidiana y sus planes para el futuro.

Clara Philippi, estudiante de medicina en Hamburgo
Clara Philippi, estudiante de medicina en Hamburgo Maria Schmitt

Clara Philippi está estudiando medicina en su sexto semestre en un curso modelo de estudio integrado. Desde mediados de marzo de 2020, la joven de 23 años viene trabajando como asistente estudiantil en la Clínica Universitaria de Hamburgo-Eppendorf (UKE). Aquí cuenta cómo Coronavirus ha cambiado su trabajo y sus planes.

"Mi primer día en el servicio de vacunación de la UKE fue también el último. Con el confinamiento, ya nadie necesitaba vacunas para los viajes al extranjero. Cambié a la sala de emergencias.

Llevar una mascarilla era algo completamente nuevo para la mayoría de los que venían al hospital al principio de la pandemia. Primero les mostraba cómo ponerse la mascarilla correctamente. Hasta hoy en día, a veces hablo con gente en el metro que lleva su mascarilla mal puesta.

Al principio era increíblemente tranquilo en el hospital. Estábamos muy bien dotados de personal y teníamos poco que hacer. Una atmósfera extraña. ¿Sería esa la calma antes de la tormenta? ¿Reinarían pronto condiciones mucho más abrumadoras? Miraba con preocupación el creciente número de infecciones. Se nos instruyó sobre cómo se reorganizaría la sala de emergencias si se admitieran más casos sospechosos de coronavirus. Fue emocionante ver cómo la UKE se preparó para los peores escenarios. Estaba feliz de tener una tarea en esos momentos tan difíciles y de no tener que quedarme sola en casa.

Cursos universitarios solo en línea

Desde finales de agosto trabajo en la clínica ambulatoria para coronavirus, tomando muestras a empleados. Durante un máximo de dos horas seguidas, llevo el equipo de protección completo con bata, redecilla, mascarilla  FFP2 y visor. Entonces tengo que respirar profundamente. Porque la mascarilla está tan apretada que me queda una marca en la cara.

Siempre he querido ser médico. Nada ha cambiado en esa meta.

Clara Philippi, estudiante de medicina en Hamburgo

Siempre quise ser médico, y nada ha cambiado en esa meta. Sí ha cambiado la forma de llegar: como todos los cursos universitarios del semestre de invierno solo se imparten en línea y no hay ejercicios prácticos, me tomo un semestre libre y comienzo mi tesis de doctorado. Espero que podamos volver a estudiar con normalidad alguna vez.

Como resultado del coronavirus, la salud se ha vuelto aún más importante para mí. Valoro mi propia salud y el sistema de salud alemán. Aunque algunas cosas van mal y, por ejemplo, el personal de enfermería debe ser percibir un salario mucho mejor, creo que somos un país privilegiado".

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.