Derechos infantiles en la vida escolar cotidiana

Pedir su opinión de los niños, tomarse en serio sus derechos: esto es lo que defienden las casi 200 Escuelas por los Derechos del Niño de Unicef en Alemania.

Una escuela que divierte: niños levantando la mano
Una escuela que divierte: niños levantando la mano picture alliance / Hans Lucas

La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño es considerada la "ley básica" para la labor del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Unicef. Las Naciones Unidas adoptaron la Convención en 1989, que entró en vigor en Alemania en 1992. Estos derechos también se hacen realidad en Alemania en las llamadas Escuelas por los Derechos del Niño. Te explicamos cómo cambian la vida escolar cotidiana.

"Vivimos los derechos de los niños"

Este es el lema de las Escuelas por los Derechos del Niño que apoya Unicef. La organización de ayuda a la infancia ofrece a las escuelas que quieran participar formación por etapas sobre diversos temas relacionados con los derechos de los niños. Al cabo de un año, se otorga el sello de "Escuela de los Derechos del Niño". La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño también tiene la misión de "dar a conocer los derechos de los niños", explica la responsable de prensa de Unicef, Simone Morawitz. "Muchos niños aún no conocen sus derechos. Y el mejor lugar para conocerlos y poder reclamarlos es la escuela".

Casi 200 Escuelas por los Derechos del Niño en Alemania

El programa Escuelas por los Derechos del Niño de Unicef existe en su forma presente en Alemania desde 2015, actualmente en Renania del Norte-Westfalia y Baja Sajonia. Ya participan 190 escuelas, principalmente de nivel elemental. "Nuestro objetivo es llegar a todos los estados federados hasta 2030", señala Morawitz. A nivel internacional, 15 comités nacionales de Unicef participan en el modelo "Rights Respecting Schools". En 2020, esta iniciativa llegó a cerca de 1,7 millones de niños en más de 6.000 escuelas.

Participación de los niños en las decisiones escolares

"Nos interesa sobre todo la activa participación de los niños", afirma Morawitz, experto de Unicef. "Hay que preguntarles su opinión y tomarlos en serio". De este modo aprenden, entre otras cosas, "que todas las opiniones tienen el mismo valor". Y cuando se les pregunta, automáticamente también ellos asumen una mayor responsabilidad.

Como parte del programa, las escuelas participantes tienen acceso a una plataforma de aprendizaje acerca de los derechos de los niños, pero sobre todo reciben el apoyo de formadores de Unicef. La participación puede generar, por ejemplo, "la creación de un consejo de clase o un parlamento de alumnos, y los niños pueden tener realmente voz en las decisiones escolares", señala Morawitz. En este proceso, los niños también practican "cómo abordar los problemas o cómo debatir sin herir a otros".

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.