El verde conquista la ciudad

Cultivo de hortalizas en las aceras, oasis de tranquilidad en medio de la vorágine urbana, hoteles para insectos: las posibilidades de los huertos urbanos son ilimitadas. Tres tendencias.

dpa - Urban gardening

Alemania. Brotes, flores y perfumes en el barrio de Marzahn, en Berlín. Allí, de abril a octubre de 2017, en una superficie de 104 hectáreas, todo gira en torno a los huertos y jardines. La muestra Exposición Internacional de Jardinería (IGA) atrae a los visitantes con más de 5.000 eventos y diferentes muestras sobre jardinería, horticultura, paisajismo, espacios verdes en la ciudad y cultura de vida.

Nueve jardines modelo muestran sencillas e innovadoras ideas para superficies verdes y huertos, patios y techos. Los visitantes pueden informarse sobre plantas útiles y decorativas, artesanía tradicional, reciclaje de materiales, plantas para patios con sombra y áreas protegidas para pequeños animales e insectos. Tres tendencias.

El jardín urbano

El Urban Gardening es desde hace algunos años todo un fenómeno en Alemania. El movimiento surgió en Estados Unidos. Los jardineros urbanos aprovechan terrenos baldíos, techos y franjas de tierra en las aceras. Si el suelo está embaldosado o no se adecua para el cultivo, colocan sus plantas en cajones, viejas macetas o sobre palés. Muchos municipios apoyan esas iniciativas. Los jardines y huertos urbanos se transforman a menudo en espacio de encuentros sociales.

El jardín del equilibrio

Una tendencia de la nueva temporada de jardinería es la meditación en medio del verde. En el “jardín del equilibrio” reinan la armonía y la tranquilidad. Delicadas plantas y materiales minimalistas, tales como macetas de barro con juncos se adecuan para ser combinados, por ejemplo, con olivos. Otra variante se inspira en los jardines de los conventos: hermosas plantas útiles en una combinación de colores verde y azul, por ejemplo, lavanda y vides, junto con materiales naturales. Superficies vivaces, como una terraza con motivos laberínticos, invitan a dejar ir la mirada y volar la fantasía.

El jardín de los insectos

Abejas y abejorros son importantes para la naturaleza, también en el propio jardín, porque polinizan, por ejemplo, los frutales. Pero, sobre todo, las abejas silvestres encuentran cada vez menos refugios en los paisajes urbanos densamente poblados. A diferencia de las abejas melíferas, viven solas y deben ocuparse ellas mismas de la alimentación de la descendencia. Un hotel para abejas es una gran ayuda para las abejas silvestres. Puede hacerse rápidamente con haces de leña, tallos y cañas de bambú, en los que se horadan agujeros para nidos de diferentes tamaños y luego se apilan y aseguran en un lugar a cubierto. Pronto se oirán zumbidos y el vuelo de los insectos en todo el jardín.

© www.deutschland.de