¿Qué comen los alemanes?

Más verduras, pero menos frutas y demasiada carne: en su reciente informe sobre alimentación, la Sociedad Alemana de Nutrición examina los hábitos alimentarios de los alemanes.

picture-alliance/ZB

Si se trajera a un hombre de la Edad Media a nuestros días, pensaría que ha llegado al paraíso: alimentos deliciosos, en abundancia y al alcance de (casi) todo el mundo. Parece un sueño ¿verdad? A primera vista, sí. Pero esta pródiga oferta tiene desafortunadamente también su lado negativo. Desde hace décadas, Alemania sufre una verdadera epidemia de adiposidad, y la incidencia de la diabetes tipo II ha aumentado de manera preocupante. Las causas son la falta de actividad física, en combinación con un consumo excesivo de comestibles y líquidos ricos en calorías por gran parte de la población.

Según el 12º informe sobre alimentación, publicado recientemente, los hombres alemanes consumen un promedio de 2252 kilocalorías (kcal) por día y las mujeres alemanas, 1683 kcal al día, un 36 y un 34 por ciento de las cuales, respectivamente, en forma de grasas. Un porcentaje alarmantemente elevado, sobre todo teniendo en cuenta que se trata en gran parte de grasas saturadas. El estudio fue presentado por la Sociedad Alemana de Nutrición (DGE). Los expertos reprueban especialmente el muy elevado consumo de carne. Si bien la carne contribuye a un aconsejable consumo de proteínas, algunas vitaminas y oligoelementos, también causa una absorción excesiva de colesterol y grasas saturadas. Además, el consumo excesivo de carne aumenta el riesgo de cáncer de colon. No se debería comer más de 300 a 600 gramos de carne a la semana, según los expertos de DGE. Actualmente, las mujeres alemanas comen más de 570 gramos de carne por semana, y los hombres cerca del doble.

En los últimos doce años se ha incrementado ligeramente el consumo de verduras, mientras que el consumo de frutas ha bajado un poco. Dado que el consumo de granos enteros sigue bajo, la mayoría de la gente en Alemania no alcanza la meta de un consumo de fibra de 30 gramos al día. Positiva es, sin embargo, la continua disminución del consumo de alcohol. Los alemanes calman la sed cada vez más con agua mineral. No obstante, la DGE ve con ojos críticos el aumento del consumo de bebidas azucaradas.

Semana Verde de Alemania, del 18 al 27 de enero de 2013 en Berlín

www.dge.de

© www.deutschland.de