Un paso adelante de la moda

Joyas hechas de piel de pescado y bolsos hechos de residuos. Los consumidores buscan más sostenibilidad en la moda. La industria reacciona con soluciones creativas.

Así de genial puede ser la moda sostenible.
Así de genial puede ser la moda sostenible. dpa

Las tendencias de la moda son efímeras y a menudo cambian más rápido que el estado del tiempo. Cada alemán compra una media de doce kilos de ropa al año. El 90 por ciento de ellos proceden de países no europeos. La industria de la confección es uno de los sectores de bienes de consumo más importantes. Sin embargo, la producción textil causa daños ecológicos: aguas residuales tóxicas, microplásticos en los océanos y alto consumo de energía y agua son la otra cara de la moneda.

Moda sostenible en lugar de baratos modelos de temporada 

Por eso, muchos consumidores han empezado a cambiar su actitud. "Slow Fashion" - sostenibilidad en lugar de productos desechables es el nuevo lema. Hace pocos años esto se practicaba solo en metrópolis de la moda como Berlín, pero ahora la tendencia avanza en toda Alemania. Según un estudio de TransFair, los alemanes gastaron alrededor de 129 millones de euros en textiles " Fairtrade” en 2017. Un aumento del 66 por ciento en comparación con 2016. 

Repensar la industria de la moda

Las grandes marcas internacionales se unen al movimiento. Cada vez son más los gigantes textiles que anuncian moda producida de forma sostenible y se hacen más transparentes. Como parte de la campaña Detox de Greenpeace, 79 empresas de moda de todo el mundo se han comprometido a sustituir los contaminantes por sustancias no peligrosas hasta el año 2020. También participan empresas alemanas como Adidas, Aldi y Tchibo.

¿Es esto solo una moda que puede desaparecer?

El número de marcas alemanas de “Fair Fashion” está creciendo. 332 marcas alemanas están certificadas con la etiqueta "Global Organic Textile Standard" (GOTS), lo que acredita una cadena de producción sostenible. Los diseñadores de moda no sólo recurren a materiales habituales como el algodón o el lino. Joyas hechas de piel de pescado, prendas de vestir hechas de fibras de leche y bolsos hechos de desechos plásticos conquistan el mercado, y demuestran que no hay límites para la creatividad en la producción textil sostenible.

Mode aus Fischhaut
dpa

Newsletter #UpdateGermany: ¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí al boletín informative