Bailando con las olas

Sebastian Steudtner, de Núremberg, ha establecido un increíble récord y quiere más.

Steudtner en su intento de récord
Steudtner en su intento de récord picture alliance / ZUMAPRESS.com

Sebastian Steudtner ha logrado su objetivo. Cuando tenía 16 años se trasladó de Baviera a Hawái para aprender a surfear. Ahora, 21 años después, ha conseguido lo que siempre soñó. Steudtner, hoy de 37 años, ha surfeado la ola más alta jamás conquistada por un ser humano. La medición y evaluación oficial de los datos llevó tiempo. Pero ahora es oficial: la ola monstruosa que Steudtner conquistó el 29 de octubre de 2020 frente al pueblo de pescadores de Nazaré, en Portugal, tenía una altura de 86 pies, es decir, 26,21 metros.

Finalmente reconocido: nuevo récord mundial
Finalmente reconocido: nuevo récord mundial Jorge Leal

Steudtner es un caso singular en el surf de grandes olas. Se debe a que la escena está dominada por surfistas estadounidenses, australianos y brasileños. Pero el joven de Núremberg tomó en Hawái una decisión a la edad de 18 años que al principio provocó sonrisas: algún surfearía la mayor de las olas. Steudtner nunca perdió de vista esa visión en los años siguientes, a pesar de todas los contratiempos y resistencias.

En Hawái trabajó como hormigonero durante cinco años para ganarse la vida. En Europa, como conferencista y portero de discoteca, antes de encontrar la suerte en Nazaré, Portugal. Abandonó Hawái porque su visado no fue renovado. Luego se trasladó a Irlanda con 50.000 euros de deuda. De allí fue a Nazaré y domó la mayor ola del año.

Todo el trabajo está orientado a surfear olas mucho más grandes

Sebastian Steudtner

Hoy, ha saldado todas sus deudas y cuenta con el apoyo de patrocinadores de primer orden, tales como Porsche, Siemens Healthineers y Schaeffler, tres grandes empresas alemanas. Con su ayuda, quiere impulsar aún más el desarrollo de su deporte. Con Porsche, está trabajando en mejoras aerodinámicas en el túnel de viento. Siemens está programando un “gemelo virtual” con datos suministrados por un traje equipado con sensores. Schaeffler está desarrollando además un recubrimiento superficial especial para aumentar el deslizamiento de las tablas.

“Todo el trabajo está orientado a surfear olas mucho más grandes”, dice Steudtner. Sin embargo, su objetivo no es lograr mayores alturas a cualquier precio. “Para mí, siempre se trata de pasión”, dice, “me tiene que gustar hacer lo que hago”.

© www.deutschland.de 

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.