Quyên Truong de Eichenau

Quyên Truong, de Vietnam, se formó en Alemania como enfermera geriátrica y ahora trabaja en una residencia cerca de Múnich.

“En mi trabajo se necesita mucha paciencia y empatía, a menudo hay que brindar consuelo y ayudar a superar angustias. Durante la formación aprendimos cómo tratar del mejor modo posible a personas mayores. En Vietnam no existe una formación como enfermera geriátrica porque la mayoría de los ancianos se quedan viviendo con su familia. Yo era enfermera y en algún momento leí en Internet que en Alemania se necesitaba personal. Gracias a un programa de la Deutsche Gesell­schaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ), hice un curso de alemán de cinco meses en Hanói y luego vine a Berlín para un curso de formación. La ciudad es bastante ruidosa y caótica, pero me gustó. Una vez en el cine escuché la frase: “el que se queda parado, pierde”. No he podido sacarme esa idea de la mente. Por eso después de la formación quise buscar algo nuevo y ahora estoy trabajando en una residencia geriátrica en Eichenau, cerca de Múnich. Aquí todo es muy verde y muy tranquilo. ­Entretanto me gusta mucho 
vivir aquí”.