Entdecke DE: Cultura industrial

La serie "Entdecke.de" invita a recorrer los sitios más bellos de Alemania. Esta vez: en busca de una nueva vida para antiguas minas. De cómo transformar reliquias industriales en paisajes culturales.

picture-alliance/dpa - Night of Industrial Culture in Duisburg
picture-alliance/dpa - Night of Industrial Culture in Duisburg picture-alliance/dpa - Night of Industrial Culture in Duisburg

Imagínese un ambiente de denso humo y ruido infernal. Vías del ferrocarril que se extienden por una superficie aparentemente infinita. En otros tiempos, el parque paisajístico Duisburg Nord era el epítome del duro trabajo. A comienzos del siglo XX, el empresario August Thyssen levantó aquí un alto horno y desde entonces millones de toneladas de hierro se produjeron hasta su cierre en 1985. Si bien el nombre actual del lugar es "parque", eso no significa que ya no se pueda percibir el pasado industrial. Pero la antigua planta de producción se ha convertido en un lugar de celebración de conciertos y de proyección de películas al aire libre, hay un parque de escalada y en el gasómetro se puede bucear.

¿Pero tienen las reliquias de la era industrial un valor cultural? ¿Vale la pena conservarlas, son interesantes o incluso bellas? Definitivamente sí, opinan los habitantes de la cuenca del Ruhr, donde se ha vuelto a dar vida a una gran cantidad de minas de carbón y hornos de coque. La idea de la "cultura industrial" dio un nuevo impulso a esta región, en otros tiempos tan activa pero que tuvo que atravesar tantas dificultades después del declive de la producción masiva de carbón y acero.

Los 400 kilómetros de la "Ruta de la cultura industrial"

Este paisaje único se puede explorar, por ejemplo, en la llamada "Extraschicht" (turno extra), o la "Larga noche de la cultura industrial". Una vez al año, alrededor de 200.000 visitantes recorren varios escenarios de la historia industrial, asisten a manifestaciones de música y danza, arte y literatura, con el nocturno telón de fondo de las torres de extracción. Pero no solo esa noche, sino también todos los días se puede conocer la región en un circuito de 400 kilómetros, en coche o en bicicleta. La "Ruta de la cultura industrial" combina pueblos de mineros, lugares pintorescos y grandes referentes de la industria del carbón y del acero.

Por ejemplo la Mina Zollverein en Essen. En 2001 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, aunque no es el único sitio en Alemania protegido con este título en Alemania que tiene un pasado industrial. También en la Lista del Patrimonio Mundial está la Planta Siderúrgica Völklingen en el Sarre y las Minas de Rammelsberg en las sierras de Harz. Aún no reconocida por la UNESCO, pero muy popular entre los jóvenes, es una península cerca de Dessau, que formaba parte de la planta de extracción de lignito y que por sus antiguas máquinas es llamada hoy "Ferropolis". Y aunque ya nadie trabaja duramente allí, eso no significa que el recinto esté "clausurado": En julio, miles de visitantes celebran cada año el festival de música "Melt".

"Extraschicht - La Noche de la Cultura Industrial" el 28 de junio de 2014

Festival "Melt", del 18 al 20 de julio de 2014

 

www.extraschicht.de

www.meltfestival.de

www.route-industriekultur.de

www.zollverein.de

www.voelklinger-huette.org

www.rammelsberg.de

 

© www.deutschland.de