Por trabajo decente

¿Respetan las empresas los derechos humanos? ¿Cómo puede comprobárselo? Alemania ha lanzado un sistema de seguimiento único en el mundo.

Demandado metal: extracción de litio en Bolivia
Demandado metal: extracción de litio en Bolivia Marcelo Perez del Carpio/Bloomberg via Getty Images

Las empresas con sede en Alemania deben garantizar que respetan los derechos humanos a lo largo de toda su cadena de producción. Ese es el mensaje del Plan de Acción Nacional de Empresas y Derechos Humanos (PNA). ¿Pero cómo puede comprobárselo? Alemania es el primer país del mundo que evalúa en un seguimiento a gran escala en qué medida las empresas cumplen con sus responsabilidades.

¿Cuál es el objetivo del Plan de Acción de Empresas y Derechos Humanos?

Para 2020, por lo menos la mitad de las 7.100 empresas con más de 500 empleados deben haber incorporado en sus procesos institucionales los cinco elementos básicos de la diligencia debida en derechos humanos. La protección de los derechos humanos se convierte así en una exigente tarea de la gestión empresarial:

  1. Declaración de principios sobre el respeto de los derechos humanos
  2. Procedimientos para identificar los efectos negativos para los derechos humanos
  3. Medidas para prevenir los posibles efectos negativos y controlar la eficacia de esas medidas
  4. Presentación de informes
  5. Mecanismo de quejas y reclamaciones

Queremos una globalización sostenible y justa. Para ello es central respetar los derechos humanos.

Heiko Maas, ministro de RR. EE. de Alemania

¿Cuándo son violados los derechos humanos?

Por ejemplo, cuando personas trabajan en edificios y fábricas ruinosos y sin protección contra incendios, están expuestas a productos químicos tóxicos, reciben una paga demasiado baja o no se les permite crear sindicatos.

Pero también cuando las bases vitales están en peligro. Por ejemplo, en la extracción de litio, que se utiliza en la fabricación de baterías para vehículos eléctricos. El gran consumo de agua necesario para ello puede afectar el derecho básico de la población a agua potable. En lugar de prohibir esa actividad industrial, es posible hallar otra solución: como contrapartida a la extracción de litio, las empresas involucradas podrían asegurar el suministro de agua en diálogo con la población. En ese caso, ambas partes se benefician.

¿Cómo se lleva a cabo el seguimiento PNA?

En noviembre de 2018, el Gobierno alemán envió una carta alentando a las empresas a participar en el proceso de seguimiento, que está a cargo de una empresa de auditoría independiente. El primer paso fue entrevistar a 30 empresas que constituyen una muestra representativa de la economía alemana. Sobre la base de los resultados se elaborará un cuestionario sobre la diligencia debida en materia de derechos humanos, que se presentará a las empresas en dos fases de estudio en 2019 y 2020. La información que proporcionen se someterá a un control de plausibilidad.

El Gobierno Federal confía inicialmente en el compromiso voluntario de las empresas. Después de la evaluación del seguimiento, decidirá si son necesarias leyes.

¿Participan también otros países?

En una economía globalmente interconectada, las condiciones de trabajo sólo pueden mejorarse si todos participan, especialmente los grandes países industrializados. Por ello, en foros internacionales como el G7 y el G20, Alemania aboga por el respeto de los derechos humanos en los lugares de trabajo y por cadenas de suministro sostenibles. Además, apoya un enfoque común dentro de la UE.

Plan Nacional de Acción de Empresas y Derechos Humanos (en formato PDF)

© www.deutschland.de

Newsletter #UpdateGermany: ¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí al boletín informative