Un fenómeno alemán

"Hidden champions" son medianas empresas de gran éxito internacional cuyos nombres, sin embargo, apenas son conocidos, incluso en Alemania. Presentamos a tres de ellas.

Symrise: Aromas y fragancias para 30.000 productos
Symrise: Aromas y fragancias para 30.000 productos Symrise

Según el profesor Hermann Simon, en Alemania hay unos 1.300 "hidden champions", algo menos de la mitad de todos estos "campeones ocultos" del mundo. Este economista y consultor de gestión creó el término en 1990 para describir una "punta de lanza de la economía alemana": empresas de gran éxito, la mayoría de ellas incluso líderes del mercado mundial en un cierto nicho, pero apenas conocidas por el público en general. Otras características: los campeones ocultos suelen ser gestionados por sus propietarios y tienen su sede lejos de grandes ciudades, pero están fuertemente orientados a la exportación. Tres ejemplos de actualidad.

Wickert: Indispensable en la producción de vacunas

El fabricante de maquinaria Wickert, de Landau (Palatinado), está especializado en la producción de prensas hidráulicas. En 2020, cuando los pedidos de la industria automovilística y aeronáutica disminuyeron debido a la pandemia, el primer gran encargo vino de la industria farmacéutica: fabricar máquinas para la producción de tapones de sellado para envases de vacunas. No todo el mundo puede hacerlo, porque los requisitos son elevados. Los tapones tienen que producirse en condiciones de sala blanca, porque incluso partículas de hasta 3 micrómetros, es decir 0,003 milímetros, se consideran contaminantes. A modo de comparación, un cabello humano tiene un grosor diez veces mayor, de 0,03 milímetros. La producción ya está en plena marcha y las prensas de 45 toneladas se transportan a clientes de Europa, América y Asia en el gigantesco avión de transporte Antonov.

Mennekes: Enchufes para la electromovilidad
Mennekes: Enchufes para la electromovilidad picture-alliance/ ZB

Mennekes: impulsor de la movilidad eléctrica

La empresa familiar Mennekes de Kirchhundem, en la región de Sauerland, acompaña desde hace décadas la electrificación de la industria con soluciones innovadoras. Pero probablemente el mayor golpe de éxito en la historia de la empresa lo tuvo en 2014, cuando el Parlamento Europeo declaró que su enchufe de carga de tipo 2 para recargar coches eléctricos se consideraría el estándar en la UE. Walter Mennekes ya había desarrollado el primer enchufe de carga en 2008, cuando Elon Musk acababa de presentar su primer Tesla Roadster. Su hijo Christopher genera ahora más ventas con la electromovilidad que con los clásicos enchufes industriales.

Symrise: Candidato al índice Dax

El líder mundial del mercado de nombre Symrise, con sede en Holzminden, en Baja Sajonia, es un clásico "hidden champion". No lo conoces, pero tienes contacto con sus productos todos los días. Pues Symrise suministra fragancias y sabores para más de 30.000 productos en todo el mundo, la mayoría de los cuales se basan en materias primas naturales como la vainilla, los cítricos, las flores y materiales vegetales. Las exportaciones representan el 90% de sus ventas. Las cifras básicas de la empresa, con ventas anuales de 3.500 millones de euros, una tasa media de crecimiento anual de entre el 5 y el 7 por ciento y un margen de beneficios superior al 20 por ciento, hacen de Symrise un candidato al índice bursátil alemán Dax.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.