Con la mirada puesta en la sostenibilidad

El "agricultor del futuro" Sebastian Heilmann habla de nuevos enfoques en la agricultura y de lo que constituye para él una buena vida rural.

El agricultor Sebastian Heilmann
El agricultor Sebastian Heilmann privat

Sebastian Heilmann trabaja en la agricultura desde 2011 y participa en la formación de muchas maneras. Para la Comunidad de Schloss Tempelhof, en Baden-Württemberg, gestiona una granja de investigación regenerativa que él mismo creo.

Señor Heilmann, ¿qué significa para usted vida rural?
En 2014, mi pareja y yo nos unimos a la Comunidad de Schloss Tempelhof, en el norte de Baden-Württemberg. Era algo muy atractivo desde el punto de vista agrícola, pero también en términos de convivencia como comunidad: con un centenar de adultos y 50 niños de diversos orígenes sociales y religiosos, intentamos tomar el mayor número posible de decisiones de forma democrática. En el lugar hay una cocina con comedor, una escuela, una casa de seminarios, talleres, áreas comerciales, una sala de uso polivalente, edificios residenciales y, por supuesto, agricultura.

Apostamos por una agricultura regenerativa que ofrece oportunidades de recreo en medio de la naturaleza

Sebastian Heilmann, agricultor

¿Qué tiene de particular su actividad agrícola?
En Alemania no quedan muchas granjas de pequeña escala que hagan posible la producción local de alimentos y cuiden la tierra, cultiven una variedad de hortalizas y tengan animales de granja al mismo tiempo. Sin embargo, las estructuras agrícolas a pequeña escala y la disponibilidad de alimentos a nivel local son precisamente las exigencias que el Informe Agrícola Mundial de 2008 planteaba para una agricultura sostenible. En el Palacio Tempelhof o en la iniciativa "Los agricultores del futuro", que yo fundé, apostamos por una agricultura regenerativa que ofrece oportunidades de recreo en medio de la naturaleza. Por ejemplo, con el enfoque del "Market Garden", en el que se explotan áreas lo más pequeñas posibles renunciando a maquinaria pesada. Esto minimiza la compactación del suelo y, por tanto, el riesgo de erosión. Otro ejemplo son los sistemas agroforestales, en los que los cultivos perennes se integran en la agricultura, la horticultura o la ganadería. Esto también protege el suelo: los árboles frutales, por ejemplo, tienen sus raíces en depósitos de agua y nutrientes completamente diferentes a los de los cereales.

¿Qué tan eficaces pueden ser sus ideas?
Como Comunidad de Schloss Tempelhof nos financiamos con nuestros propios medios, producimos aproximadamente la mitad de los alimentos para nosotros y la otra mitad para el comercio, lo que demuestra que funciona. Desde luego que cabe diferenciar: aunque el "Market Garden" es más interesante para áreas pequeñas, por ejemplo, para horticultores urbanos, también vemos oportunidades para la agricultura a gran escala en sistemas agroforestales. Para difundir nuestras ideas promovemos selectivamente la investigación y la formación con diversos proyectos.

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí a nuestro boletín.