Eficiencia energética hecha en Alemania

Entrevista con la experta en energía Claudia Kemfert sobre los ambiciosos objetivos de la transformación energética alemana.

picture-alliance/dpa - Energy Efficiency

Profesora Kemfert, usted es directora del departamento de Energía, Transporte y Medio Ambiente del Instituto Alemán de Investigación Económica (DIW), con sede en Berlín. Alemania cubre ya hoy el 25 por ciento de su demanda energética con energías renovables. ¿Qué debe suceder para que se llegue al ciento por ciento y cuándo podrá hacerse realidad?

En el plan del Gobierno alemán se prevé que hasta el año 2050 la participación de las energías renovables alcance al 80 por ciento. Eso significa particularmente que debe invertirse más en el ahorro de energía. La transformación energética abarca no solo la corriente eléctrica: también en la energía para edificios y el sector del transporte debe aumentar claramente la participación de las energías renovables. Solo concibiendo la transformación energética como un todo podrá alcanzarse ese ambicioso objetivo.  

¿Cómo convence a críticos de la transformación energética?

Exponiendo sobre todo sus ventajas económicas.  El ahorro de energía reduce enormemente los costos energéticos, lo que aumenta la competitividad de la economía. Además, las inversiones en los sectores de la eficiencia energética, el abastecimiento energético sostenible y la movilidad sostenible generan más creación de valor y hacen surgir nuevos puestos de trabajo. En tiempos de crecientes crisis políticas debe pasar a primer plano sobre todo el ahorro energético, a través de una mejora de la eficiencia energética, ya que así pueden reducirse considerablemente la dependencia de las importaciones de energía y la posibilidad de que la economía pueda ser extorsionada.

¿Qué proyectos actuales de eficiencia energética poseen en su opinión un carácter pionero?

Me impresionan sobre todo proyectos que hacen posible lo que parecía imposible: comenzando por destacados proyectos en el sector de la energía de edificios, pasando por la protección climática hasta los barcos de crucero. Hay tantos proyectos en Alemania que es difícil resaltar uno en especial. Esos proyectos son pioneros en muchas áreas y prueban sobre todo que la sostenibilidad es económicamente rentable.

¿Cuán eficientemente vive usted misma en cuanto al consumo energético?

Uso solo aparatos que consumen poca energía, vivo en edificios aislados térmicamente, compro productos regionales y mis medios de transporte son la bicicleta y el tren. Las emisiones de mis vuelos las compenso con donaciones para la protección del clima. Ahorrar energía significa gastar menos dinero, sobre todo cuando se evitar usar calefacción. 

¿Qué innovación debe ser inventada aún en relación con la eficiencia energética?

Las tecnologías de la información y la comunicación completamente libre de recursos, que no recurran más a tierras raras, sino en las que se utilicen exclusivamente materiales renovables. Si bien ya hoy, a través del reciclaje,  podría renunciarse a una gran parte de las materias brutas, el consumo de energía y recursos sigue creciendo con el cada vez mayor empleo de tecnología de la comunicación en todo el mundo. Una importante innovación en cuanto a eficiencia energética sería, por lo tanto, una tecnología de la comunicación renovable y sostenible.

Congreso de Eficiencia Energética, del 11 al 12 de noviembre de 2014, en Berlín

www.diw.de

www.dena.de

© www.deutschland.de