“No tan alejados entre sí”

En la crisis de refugiados, las opiniones de Alemania y la República Checa a menudo difieren. Pero ambos países quieren permanecer en contacto a través de un Diálogo sobre las Migraciones. Entrevista con Vladimír Špidla, asesor jefe del Gobierno checo.

privat - Vladimír Špidla

Sr. Špidla, el Diálogo sobre las Migraciones fue una iniciativa de su país. ¿Qué expectativas lo inspiraron?
La idea surgió en el apogeo de la crisis europea de refugiados. Los debates eran cada vez más duros y se vio claramente que entre Alemania y la República Checa había muchos malentendidos. Odio los malentendidos, porque complican el diálogo político. Por eso quisimos crear una mejor base para el intercambio de ideas. Ya existía un Diálogo Estratégico entre ambos países, por lo tanto, era lógico combinarlo con el Diálogo sobre las Migraciones.

El próximo encuentro en Praga será el tercero. ¿Qué ha aportado hasta ahora el diálogo?
Primero, en nuestros encuentros en Praga y Berlín constatamos que nuestras posiciones no estaban tan alejadas. Pienso que para Alemania fue, además, interesante saber que la República Checa lleva a cabo una verdadera política de integración. Cuantitativamente, naturalmente, las ofertas no son comparables a las de Alemania, pero sí cualitativamente y en cuanto a contenidos. Nosotros también visitamos proyectos de integración en Alemania, entre otros, un centro de formación. Para mí fue importante ver que los jóvenes migrantes no aprenden allí en grupos separados, sino junto con aprendices alemanes. Esa experiencia es útil para nosotros y la llevaremos a la práctica.

¿Cuáles son los temas centrales para el próximo encuentro con los interlocutores alemanes?
Probablemente iniciaremos uno o dos proyectos conjuntos en el extranjero, para combatir las causas de la huida. Aún no está claro dónde. Probablemente, en Jordania. Sobre el lugar y la orientación de los proyectos queremos intercambiar opiniones con nuestros interlocutores alemanes. Además, queremos mostrarles un proyecto de integración en Praga: es implementado por una organización no gubernamental, que ayuda a los inmigrantes a su llegada y también después.

Usted dijo que en la cuestión de las migraciones existían opiniones divergentes entre Alemania y la República Checa. ¿Ha influido eso negativamente sobre las relaciones bilaterales?
Naturalmente, la situación era muy problemática y existía gran necesidad de diálogo. Pero eso no repercutió negativamente sobre las relaciones bilaterales, porque estas son muy estrechas y buenas.

Los desafíos para la UE son actualmente grandes, tanto en la política interna como en la política exterior. A mucha gente preocupa que se pueda perder la cohesión en Europa. ¿Puede más diálogo ayudar a superar esa situación?
Creo que sí. También el diálogo sobre las migraciones fue muy difícil al principio. Ahora, los interlocutores de ambos países se han aproximado mucho. Eso se ve claramente en las reuniones. Para abordar cuestiones incómodas son necesarios el intercambio personal y una cierta valentía. Así también es posible hallar respuestas a grandes problemas.

Sobre la persona: Vladimír Špidla fue de 2002 a 2203 primer ministro de la República Checa De 2004 a 2010 fue comisario europeo de Empleo, Asuntos Sociales e Igualdad de Oportunidades. Por sus méritos en relación con un mejoramiento de las condiciones de trabajo recibió el Premio Hans Böckler de la ciudad de Colonia.

Entrevista de: Helen Sibum.