El dilema de los servicios de ayuda

Europa debate el papel de los socorristas privados en el Mediterráneo. De esto se trata.

Rescate de náufragos: una operación de rescate de la organización Lifeboat
Una operación de rescate de la organización Lifeboat dpa

Varias organizaciones no gubernamentales (ONG) alemanas participan en el rescate de barcos de refugiados en peligro de naufragio. Pero ahora solo quedan pocos grupos privados de ayuda activos en el Mediterráneo porque sus barcos han sido confiscados o porque ya no se les permite hacer escala en los puertos del sur de Europa. El Gobierno italiano y otros críticos les acusan de utilizar sus misiones para impulsar aún más el negocio de los traficantes de seres humanos, e incluso de colaborar directamente con ellos.

¿Cómo se decide quién puede rescatar a refugiados náufragos?

Esto es misión de los Gobiernos. Los mares de todo el mundo se dividen en las denominadas zonas de búsqueda y de rescate (zonas search-and-rescue o SAR en inglés). Hasta ahora decidía el centro de control SAR de Roma qué barco se salvaba y en qué lugar del Mediterráneo. Eso ha cambiado. El Servicio de Guardacostas de Libia ha sido formado y equipado por la UE para ayudar a Italia a recibir a los barcos refugiados. Libia tiene su propia zona SAR desde junio de 2018. Ésta se extiende hasta las aguas internacionales en las que también navegan los barcos de las ONG.

¿Qué significa esto para los socorristas privados?

Ahora Libia coordina las operaciones de rescate frente a sus costas y decide a dónde se llevará a los refugiados de barcos. Según el ACNUR, en 2018 ya se han devuelto a Libia unas 12.000 personas. Para las ONG esto es un conflicto: por un lado, el derecho marítimo exige que los capitanes sigan las instrucciones del centro de control de SAR. Al mismo tiempo, les obliga a llevar a los náufragos a un refugio seguro. Sin embargo, organizaciones de ayuda como MSF o Human Rights Watch informan sobre el hacinamiento de los refugiados en Libia, donde son detenidos en condiciones infrahumanas. 

¿Qué organizaciones de ayuda son activas actualmente en el Mediterráneo?

El 1 de agosto de 2018, el barco de rescate Aquarius, operado por SOS Méditerranée y MSF, zarpó de Marsella. Últimamente solo un grupo español se dirigía a la costa libia. Todos los demás buques de ONG, como Sea Watch o Lifeline, están atrapados en puertos de Italia o Malta o han suspendido sus operaciones por razones de seguridad. No está claro a dónde puede llevar el barco Acuario a los refugiados rescatados.

© www.deutschland.de