Hogares multigeneracionales reúnen a jóvenes y viejos

Recuerdan a grandes familias organizadas. En los hogares multigeneracionales conviven varios grupos etarios: desde el bebé hasta los mayores de 80 años. Un exitoso modelo en tiempos de transformaciones demográficas y sociales.

picture-alliance/dpa

La pequeña Emily y su tatarabuela andan todas las mañanas el mismo camino. La niña juega en la Casa Infantil Salzgitter y bajo el mismo techo es cuidada su tatarabuela, que sufre de demencia senil y pasa el día en el hogar para ancianos. Pero el pasillo es corto. La puerta entre los sectores permanece siempre abierta, tanto para los niños como para los ancianos. El Hogar Multigeneracional Salzgitter demuestra cómo funciona este tipo de centros: los límites artificiales entre jóvenes y viejos se diluyen, los seres humanos se encuentran sin formalidades, como un sobreentendido.

En el foco se hallan las “áreas de encuentro abiertas”, bistrós o cafés donde todos son bienvenidos. Por lo demás, todo Hogar Multigeneracional es único. Cada uno define sus propias prioridades. Hay cursos de teléfono celular para la tercera edad, asistencia en las tareas domiciliares para escolares, “conversaciones de cocina internacionales” para ciudadanos de diversa procedencia, cursos de arte y teatro.

En 2006, Ursula von der Leyen (cristianodemócrata), la por entonces ministra de Familia, impulsó la creación de ese tipo de instituciones. El objetivo fue reunir bajo un mismo techo a diversos grupos que hasta entonces funcionaban en forma aislada: de niños, de jóvenes, de madres, de ancianos y oficinas de asesoramiento. Como ejemplo se tomó el Centro para Madres de Salzgitter, el primer Hogar Multigeneracional en Alemania. La razón de la iniciativa fue la transformación de las estructuras sociales en el país. El modelo tradicional de la gran familia, en cuyo marco varias generaciones viven bajo un mismo techo o en la vecindad, es cada vez menos usual. Los Hogares Multigeneracionales ofrecen una opción a ancianos que se sienten solos o para jóvenes familias que, sin abuelos en las inmediaciones, buscan apoyo.

En 2012, el Ministerio Federal de Familia, Tercera Edad, Mujeres y Juventud creó el programa siguiente: Hogares Multigeneracionales II. En su marco apoya a 450 instituciones. Ese aporte financiero es parte de la estrategia demográfica del Gobierno alemán. A nivel nacional, prácticamente en todos los distritos rurales y ciudades existe un Hogar Multigeneracional. Todas las instituciones participantes en el programa son cofinanciadas además con dineros del Fondo Social Europeo.

Esas “salas de estar públicas” están consideradas hoy un importante ejemplo de nuevas ideas en un Estado social moderno. En ellas confluyen la ayuda institucional clásica y la movilización del compromiso ciudadano. Y son también algo más: “La felicidad pocas veces viene sola”, dice el Dr. Eckart von Hirschhausen, escritor, moderador y patrocinador del Hogar Multigeneracional Berlín-Zehlendorf: “Por ello, los hogares multigeneracionales son el modelo del futuro. Aprender mutuamente, ser necesitado, compartir las alegrías. ¡Una verdadera receta para la felicidad!”

www.mehrgenerationenhaeuser.de

© www.deutschland.de