Compromiso sin fronteras

Muchos jóvenes alemanes trabajan como voluntarios en el extranjero después del bachillerato. Tres de ellos nos relatan sus experiencias en la India, Uzbekistán y Francia.

Anna Bartholomäi fue con Weltwärts a Hyderabad, India.
Anna Bartholomäi fue con Weltwärts a Hyderabad, India. privat

Para muchos jóvenes, empezar la formación profesional o la universidad inmediatamente después del colegio secundario es demasiado rápido. Prefieren implicarse como voluntarios en el extranjero. Tres alemanes relatan su experiencia.

Aprendiendo yiddish en París

Un lado diferente de París: Sophie Do presta un servicio por la paz en la Maison de la culture yiddish
Sophie Do, una joven de 19 años de Berlín, presta actualmente un "servicio por la paz" para la Aktion Sühnezeichen (ASF) en la Maison de la culture yiddish en París, Francia.

"Yo era el primer voluntario en la Casa de la Cultura Yiddish de París y fui muy bien acogida. Mis padres son de Vietnam, yo iba a una escuela católica y no había tenido ningún contacto previo con el judaísmo. Fue apasionante para mí conocer la cultura yiddish. Mi trabajo consistía en enviar paquetes, catalogar libros, ayudar en eventos, atender el mostrador y en todo lo que podía. En la Maison tuve muchos encuentros inspiradores".

Teatro de improvisación en Samarcanda

De Stralsund a Samarcanda: Malte Kuwert trabaja para Kulturweit en una escuela.
Malte Kuwert, una joven de 18 años de Stralsund, asiste actualmente a una escuela en Samarcanda, Uzbekistán que enseña alemán de nivel avanzado. Llegó a través de Kulturweit, el servicio voluntario de la Comisión Alemana de la UNESCO.

"Llegué a Uzbekistán por casualidad. Allí ayudé en las clases de alemán y organicé actividades de ocio. Eso iba bien con mis planes porque pienso seguir la carrera de docente. Actué en un teatro de improvisación con alumnos, y los invité a mi apartamento para debatir sobre la energía nuclear y otros temas políticos sensibles. Conocí nuevas e interesantes perspectivas. Por primera vez tengo mi propio apartamento aquí. Junto con mi arrendador compré los muebles en un bazar y pronto los vecinos me invitaron a cenar".

Escribiendo un boletín en Hyderabad

Anna Bartholomäi fue con Weltwärts a Hyderabad, India.
Anna Bartholomäi, una joven de 18 años de Oldenburg, trabaja actualmente en Hyderabad, India, para una organización no gubernamental que defiende los derechos de las mujeres y los niños nativos. Ha sido enviada por la asociación "Amigos del Arte de la Educación de Rudolf Steiner" y cuenta con el apoyo del Programa Weltwärts del Gobierno alemán. En indidotanna.wordpress.com escribe sobre su año en el extranjero.

"Mi primera visita a una aldea fue una experiencia impactante: dormí en el suelo, recogí agua del pozo y recibí muestras de gran hospitalidad. Desarrollé un boletín para niños que viven lejos de sus familias, en albergues. Se trata de preservar conocimientos tradicionales y la identidad tribal. También hemos cartografiado plantas raras para demostrar que vale la pena proteger la tierra. Este año me he vuelto más radical en cuanto a la protección del medio ambiente y ayudé a escribir discursos para Fridays for Future. Pronto empezaré a estudia Relaciones Internacionales y quiero iniciar un grupo de upcycling."

© www.deutschland.de

¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí al boletín informativo