De regreso...

No pueden ofrecer el glamur de los grandes centros urbanos, pero sí aportar muchas buenas ideas: tres ciudades poco conocidas y su especial atractivo.

Evento artístico "Offenbacher Seefestpiele"
Evento artístico "Offenbacher Seefestpiele" Andreas Arnold/dpa

En casi ningún ranking de ciudades alemanas pueden faltar Berlín, Múnich y Hamburgo. ¿Pero qué pasa con ciudades más pequeñas? ¿No tienen atractivo? Craso error. "Reurbanización" es el concepto que está proveyendo un auge en ciudades alejadas de grandes centros urbanos. Tres ejemplos.

La inteligente: Halle an der Saale

Halle casi había renunciado a las estadísticas. La ciudad, récord en cuanto a empleo y prosperidad en la época de la Alemania comunista, sufrió la desindustrialización, el desempleo y la emigración tras la unificación. Pero desde 2010 el número de habitantes ha vuelto a aumentar. Los estudiantes universitarios desempeñan un papel importante en este desarrollo. Pero Halle también atrae a investigadores: la Sociedad Max Planck tiene aquí dos centros, la Sociedad Fraunhofer tres. Además de un centro de la Asociación Helmholtz, tiene aquí su sede la Academia Nacional de Ciencias Leopoldina. También hay laboratorios de empresas y un hospital universitario. El antiguo emplazamiento industrial es ahora centro de innovaciones en áreas como la nanotecnología y la tecnología solar.

La creativa: Offenbach am Main

No hace mucho tiempo, llamar a Offenbach am Main la "hermana menor de Frankfurt" era bastante presuntuoso. Muchos habitantes de Fráncfort consideraban al pueblo vecino más bien como un primo no deseado. Pero la tosca ciudad industrial se reinventó a sí misma. Offenbach se ha convertido entretanto en el centro de los sectores creativos en la región Rin-Meno, con una escuela superior de diseño de gran prestigio, un espacio de vida asequible, ambiente de trabajo agradable y una sociedad diversa. Los habitantes de Frankfurt ya aprecian ahora a sus parientes cercanos: cada vez son más los que se mudan a Offenbach.

La sostenible: Osnabrück

Quizás sea por su especial compromiso como signataria de la Paz de Westfalia que Osnabrück valora tanto la participación de sus ciudadanos. En paseos por la ciudad y talleres, los vecinos pueden aportar ideas que contribuyan al desarrollo urbano. El Parlamento de la Juventud y muchos otros grupos participan en asuntos municipales. Ideas ejemplares en materia de protección climática, como la red de ciclovías y una flota de buses eléctricos, han permitido que Osnabrück ser designada la ciudad más sostenible de Alemania en 2020. No es de extrañar entonces que mucha gente vea su futuro aquí: la ciudad ha registrado recientemente cifras récord de inmigración.

© www.deutschland.de

Newsletter #UpdateGermany: ¿Desea recibir regularmente información sobre Alemania? Suscríbase aquí al boletín informative